martes, 14 de octubre de 2008

Cactus y suculentas


Éste es un grupo de plantas adaptadas perfectamente a los hábitats con poca disponibilidad hídrica. Su fisiología, así como su estructura, son adecuadas para el mínimo gasto de agua.
Hay muchas especies que engloban este grupo de plantas, entre ellas destaca la de las cactáceas, que es la más numerosa, pero también está la familia de las crasuláceas, euforbiáceas, asclepidáceas, agaváceas, didideráceas, portuláceas, aizoáceas, apicinácea, asfodeláceas ...
Mientras que la familia de las cactáceas es originaria del continente americano y las encontramos en casi toda su geografía, las otras familias de suculentas tienen orígenes muy diversos, normalmente provienen de lugares con problemas de abastecimiento regular de agua pero pueden ser en alta montaña, de desiertos, de selvas ...
El origen de los cactus por excelencia es México, de donde son originarias muchas especies y donde encontramos un gran número de endemismos.

Fisiológicamente las plantas crasas han desarrollado diversos sistemas de ahorro de agua como la poca superficie foliar para disminuir evapotranspiración, el aprovechamiento del tronco para hacer fotosíntesis y con respecto al metabolismo tienen el sistema CAM.
Este tipo de metabolismo consiste en el cierre de los estomas durante y el día y la apertura de los mismos por la noche para la respiración de las células.
En jardinería son de uso muy frecuente en jardines mediterráneos de poco mantenimiento, decorados con gravas de diversos tipos y rocas grandes simulando paisajes desérticos. Las plantas crasas también son muy utilizadas, sobre todo para taludes y pendientes dónde la retención de agua es más difícil.
Por último, hay que hacer una mención especial a las cubiertas vegetales de los edificios. Se suelen hacer con plantas crasas de muchas especies y que con el tiempo se acaban consolidando las más adaptadas al clima donde se encuentran, cubriendo toda la superficie, de manera que obtendremos un aislante térmico para la vivienda que además es altamente ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

Las plantas CAM

El metabolismo ácido de las crassuláceas (CAM) es un tipo de metabolismo que se da en plantas y que se descubrió esta familia, de aquí su nombre. El nombre de metabolismo ácido hace referencia a la acumulación de ácidos orgánicos durante la noche por las plantas que lo poseen. Esta vía metabólica es comparable a la vía C4, no obstante, en la vía CAM la separación de las dos carboxilaciones no es espacial, como no pasa a las plantas C4, sino temporal.

Estas plantas tienen dos carboxilacions separadas temporalmente.

Fijación nocturna de CO2. Esta primera fase se da por la noche (vía de 4 carbonos), cuando tienen los estomas abiertos. A través de ellos la planta capta CO2 atmosférico y la fosfoenolpiruvato carboxilasa la incorpora por carboxilación en el fosfenolpiruvato (PEP) que se transforma en oxalacetato (OAA) con el desprendimiento de un grupo fosfato; el oxalacetato formado de la prefijación de CO2 es reducido en el citosol a malato mediante la NAD-malato deshidrogenasa, el malato es bombardeado con gasto de energía en las vacuolas, donde se va acumulando como ácido málico y es almacenado, provocando que el contenido vacuolar sea muy ácido (cerca de pH 3) durante la noche.

Con la salida del sol, los estomas se cierran previniendo la pérdida de agua e impidiendo la adquisición de CO2. El ácido málico sale de la vacuola y se descarboxila liberando el CO2 y el ácido pirúvico, el cual es devuelto al ciclo después de ser fosforalizado con ATP, produciendo nuevamente fosfenolpiruvato. Ya que los estomas están cerrados, el CO2 liberado internamente no puede escapar de la hoja y es reducido a carbohidrato por la operación del ciclo C3 PCR. La concentración elevada en el interior de CO2 suprime efectivamente la oxigenación fotorespiratoria de la ribulosa 1,5-bifosfato y favorece la carboxilación. Imagen de wiquipedia.
Este mecanismo de concentración de dióxido de carbono permite disminuir la probabilidad de que entre un O2 en el sitio activo de la RuBisCO por lo cual la eficiencia fotosintética es mayor. Las plantas CAM suelen ser crasas (no todas) y relegadas a ambientes secos (también existen CAM acuáticas); eso es a causa de su bajo rendimiento total fotosintético (ya que la absorción de dióxido de carbono está limitado a la cantidad de ácido málico que se puede almacenar en la vacuola) por lo que son malas competidoras con las plantas C3 o C4. Existen plantas CAM constitutivas o adaptativas (éstas últimas sólo tienen metabolismo ácido de crasuláceas bajo estrés hídrico, etc.).

El agave (Agave americana) es una planta perenne acaule resistente a terrenos áridos. Las hojas crecen desde el suelo en roseta, son grandes, lanceoladas y carnosas de color azulado amarillo y verde. Todas las hojas salen desde el centro, donde permanecen enrolladas en un tallo central y donde se van formando hasta su separación, tienen espinas en su borde de casi 2 cm, muy agudas y finas.

Todas las hojas acaban en una aguja fina de unos 5 cm de longitud. Florece una sola vez en su vida y después muere, es un fenómeno conocido como monocarpismo. A su muerte deja una gran descendencia en retoños de raíz. Cuando florece saca un tallo de unos ocho o diez metros de altura y unos 10 cm de diámetro de donde van saliendo pequeñas ramas en forma de pirámide, acabando cada una en un grupo de flores de color amarillo verdoso. Cada flor es polinitzada habitualmente por murcilagos. El fruto es una cápsula alargada.


Cristobal Colón describió que había visto en el Caribe. La describió como una planta que confundió con el aloe. El botánico Rudolph Jacob Camerarius escribió en 1583 en una de sus obras que en el jardín botánico de Pisa florecía un aloe americano; no era otra cosa que el agave que efectivamente floreció por primera vez en Europa en ese el botánico.
En 1569 los botánicos Pierre Pena y Mathias de Lobel hicieron un viaje por Inglaterra y en Londres visitaron el jardín botánico donde vieron una buena colección de plantas suculentas de las Indias Occidentales, entre ellas había el agave.
Según investigadores de la Universidad Autónoma de Guadalajara (México), un compuesto del agave podría mejorar radicalmente los tratamientos para enfermedades del colon. Se sabe que hay más de 300 especies de agaves, pero unas 200 han sido reconocidas hasta ahora. La planta de agave tiene muchos usos, incluida la extracción de fibras de sus hojas para producir cuerdas, redes y otros objetos. Pero quizás su uso más conocido es la producción de la tequila. La especie que se utiliza para éste esta bebida alcohólica es el agave azul, que es la especie en la que los científicos han encontrado el uso medicinal de las fructanas.
Las fructanas son unos compuestos carbohidratos que no son digeridos por el estómago a causa de sus características químicas y se utilizan para encapsular fármacos.

Usos
El agave se cultiva todavía por la fibra textil de sus hojas. El zumo azucarado extraído de la savia del tallo floral antes de la floración se fermenta para producir la bebida alcohólica, llamada pulque, que se destila para obtener el mezcal. Algunas variedades se utilizan en jardinería, especialmente la marginata.


Los cactus Euphorbia
Euphorbia candelabrum es una especie de cactus de flores que pertenece a la familia Euphorbiaceae. Tiene un crecimiento que recuerda un candelabro, un pie que a cierta altura se ramifica en brazos laterales, que al mismo tiempo a cierta altura se vuelven a dividir en más brazos lisos y ligeramente curvados hasta quedar completamente verticales. Por eso este género recibe este nombre.
Es un cactus endémico del África oriental y el Valle del Rift. E. candelabrum es utilizado en la medicina tradicinal Etíope: el látex que libera cuando tiene una herida se mezcla con miel y es un purgante contra la sífilis y mezclada con otras plantas medicinales se utiliza para tratar los síntomas de la lepra.
Esta planta tiene poco valor comercial, pero sí adquiere en jardinería. Su crecimiento relativamente rápido, además de los hábitats donde puede desarrollarse y los pocos requerimientos hídricos y de cualquier otro tipo de mantenimiento, la hace idónea por los jardines del clima mediterráneo. En zonas cerca de la costa, donde las temperatues son más benignas que en otros lugares, podemos observar ejemplares de dimensiones considerables, casi siempre al lado de una pared encarada en el Sur.

Los Carpobrothus edulis

Esta planta es originaria de Sudáfrica y se ha desarrollado con gran profusión por toda la zona del litoral mediterráneo. Principalmente se utiliza para afirmar taludes, márgenes y terrenos en pendiente y en zonas de dunas a ras de mar para protegerlas de la erosión. Es una planta crasa con tallos ramificadas y rastreres, con flores grandes de aspecto similar a las margaritas. Necesita buena iluminación, exposición soleada aunque también puede crecer a la sombra de los pinares cerca del mar, aunque en estos casos no florece. Requiere un clima templado, aunque soporta heladas no muy severas. No tiene exigencias en cuanto al tipo de terreno y es muy resistente a la salinidad. La coloración de las flores es variable, desde amarillo a rojo pasante por tonos de rosas más o menos intensos.
En jardinería, además de ajardinar sitios difíciles también se utiliza como planta que cuelga de jardineras. En estos casos, a causa del crecimiento que presenta dejando partes de tallo secas para brotar más abajo, puede dar un aspecto un poco desarreglado. Eso no pasa cuando crece en un terreno donde puede volver a arraigar o donde los brotes van en todas direcciones y se van solapando para cubrir toda la superficie.