martes, 14 de octubre de 2008

El jardín contemporaneo

Roberto Burle Marx

Burle Marx fue un paisajista, pintor, y un botánico muy buen conocedor de la flora tropical del Brasil que modernizó el paisajismo en el siglo XX. Su concepción de los jardines parte de la gran utilización de la vegetación como un elemento plástico moldeable y al alcance del pintor que lo utiliza con sus principios compositivos. Los jardines que proyecta están estrechamente vinculados al paisaje y a la arquitectura. En el caso de azoteas ajardinadas trabaja a partir de manchas vegetales de colores y de formas abstractas. Y en el caso de jardines de grandes dimensiones sus proyectos se inician con el reparto de manchas de flores cerca de la vivienda, que van siendo menos abundantes a medida que se van alejando del edificio, y en cambio los arbustos y los árboles se van convirtiendo en dimensiones mayores y con mayor cantidad de especies autóctonas a medida que se van alejando del edificio hasta difuminarse e integrarse plenamente con el paisaje donde se encuentran.

Luis Barragán

Luis Barragán trabajó el jardín cerrado principalmente en casas de Ciudad de México reinventando el concepto de ajardinamiento de espacios cerrados. Trabaja con los conceptos del jardín islámico con respecto al agua, la vegetación y los colores típicamente mejicanos de los muros del espacio. Los espacios se insinúan y siempre son continuos y fluídos a través de muros y de arcos que insinúan la separación de espacios. Son muy conocidos la Fuente de los Amantes, la fuente de Las Arboledas y la Casa Egerstorm.

Carlo Scarpa

Carlo Scarpa se adentra en la dimensión reflexiva del jardín en un espacio cerrado y lo lleva a cabo en el cementerio de San Vito. Desarrolla las relaciones más simbólicas entre el agua, la vegetación y la arquitectura. En este jardín, tanto la ornamentación, el emplazamiento de las piezas como la relación entre los elementos del panteón son un buen ejemplo del jardín moderno, temático y cerrado.