jueves, 23 de octubre de 2008

Fitosanitarios ecológicos


Encontraréis una respuesta para casi todos los problemas y exigencias de vuestro huerto y jardín, con la garantía y seguridad de utilizar productos que no representan un riesgo para la salud ni para nuestro entorno.


Nos dan la tranquilidad que se pueden utilizar en huertos, jardines e interiores de casas en presencia de niños y animales domésticos sin ningún riesgo. Los fitosanitarios ecológicos se caracterizan porque son biodegradbles y son inocuos para el medio ambiente. A la vez que son efectivos y por lo tanto presentan toxicidad específica.




Extracto de Ain


Es un insecticida ecológico a base de extracto del árbol de Neem al 50%. Se obtiene por el prensado del fruto del Azadirachta indica (árbol del Neem) o Margosa. Estas semillas tienen que ser sometidas a este proceso inmediatamente después de la recolección. La concentración de "Azadirachtina" en el Aceite está entre los 3.200 en 3.500 ppm. Todos los productos procedentes del fruto del Neem incluido el propio aceite tienen la peculiaridad que por debajo de los 18 ºC se solidifican. Este fenómeno no supone ninguna alteración a las características químicas pero si que es necesario que se licue totalmente para que la solubilidad sea máxima.


MANERA DE ACCIÓN EL efecto de choque y de persistencia del aceite del Neem es el más bajo de los formulados por lo que se lo considera un tratamiento básico qué aplicado desde el comienzo del cultivo cada 15 días mantiene las poblaciones totalmente controladas de todas las plagas sobre las cuales está indicado. Es imprescindible mojar bien toda la planta para que los mecanismos de acción estén garantizados.


MECANISMOS DE ACCIÓN Actividad IGR: Actúa como antagonista del ecdisoneormona de la muda. Actividad fagorrepelente: sobre todo contra los Ortópteros y Noctuidos. Actividad repelent: contra los Lepidópteros y Aleurodidos. Actividad Ovicida: en mosca blanca. Actividad post-embrionaria: cuanto más precoz es el estadio larvario mayor será la eficacia. Reduce la fertilidad: produce esterilidad en algunos fitófagos.


INDICADO CONTRA Pulgones, mosca blanca, ácaros, minador de los cítricos, queratitis capitata, Psylla, trips, mosca del olivo, Lyriomiza, tigre del almendro, escarabajo de patata, mosca de la vid, piojo de San José, piojo rojo, chinches..., en cultivos de ornamentales, flor cortada, hortalizas, fruteros de semilla, fruteros de hueso, cítricos, gramíneas y vid.


MODO DE OCUPACIÓN En fumigación, siempre en horas de baja insolación y con pH próximo a 5,5 (se puede corregir con ácido cítrico). Hay que repetir el tratamiento cada 15 días. Se recomienda aplicarlo conjuntamente con BIOTERPEN al 0,2%.




Ácido cítrico




El pH es un factor determinante en la fisiología de los cultivos y a causa de las prácticas agrícolas tiende a ser en general de carácter alcalino, tanto en el suelo como en el agua. Eso influye negativamente en la actividad microbiana del suelo y en la presencia de determinados nutrientes que suelen lixiviarse, como es el caso del hierro. El zumo de limón es inyectado al agua de riego para tratar el taponamiento causado por el carbonato de calcio (cal) y la precipitación de magnesio. El agua con un pH de 7,5 o más y un nivel de bicarbonato de más de 100 ppm presentará problemas de precipitación de cal, dependiendo de la dureza del agua. La cantidad de calcio y magnesio determina esta dureza, que se clasifica de la forma siguiente: suave, de 0 a 60 ppm de calcio y magnesio; moderada, de 61 a 120 ppm; dura, de 121 a 180 ppm y muy dura, más de 180 ppm. Casi todos los tratamientos de fumigación con productos ecológicos tienen que estar entorno en el 6,5 de pH, por lo cual, el zumo de limón es primordial. De hecho, todo el pH diferente a 6,5 influyen mucho en la eficacia del tratamiento. El zumo de limón concentrado posee un pH de 2,2 (el vinagre está entorno al 3) y las cantidades que se aplican para corregir son mínimas. Depende del tipo de agua, del pH que tenemos que conseguir, de lo que partimos inicialmente, todo eso nos lleva que este proceso siempre se tenga que controlar con la utilización de un medidor o controlador de pH.


MODO DE APLICACIÓN EL ácido se suele inyectar después del filtro, para que no cause corrosión.


DOSIS Corrección de pH: la cantidad de ácido que se tiene que utilizar depende de las características químicas del agua de riego, se tiene que utilizar un medidor de pH durante todo el proceso hasta conseguir el nivel deseado, siempre se ha de medir en los extremos de la manguera.

No hay comentarios: