domingo, 19 de octubre de 2008

Jardín minimalista


Jardines con un cierto aire oriental, que desprenden quietud, estabilidad y placidez, se pueden conseguir con jardines minimalistas.

En este tipo de ajardinemientos la elección de los elementos es de gran importancia. Desde la grava que hará de lecho a toda la superficie donde reposa el jardín, hasta las piedras o losas que se utilizan y las plantas que los decoran. Es importante tener en cuenta la composición del jardín desde cuyo escaparate será observado o contemplado. El equilibrio de los elementos, sus proporciones y su disposición en el espacio serán de vital importancia.

Las plantas se suelen escoger según el efecto que se quiera dar al jardín, aunque por norma general se suelen escoger plantas de crecimiento sumamente lento y que no cambien de aspecto a lo largo del año. Descartamos pués plantas de hoja caduca o quizás incluso plantas sensibles al frío que podría variar el tono del color de sus hojas. La superficie de este tipo de jardines no suele ser plana. Como en muchos casos el jardín es como un cuadro que se contempla desde un punto o varios, pero que son siempre los mismos, y no se pasea ni se hace un uso intensivo de él, trabajar con diferentes alturas llega a ser recurso muy utilizado.

Las plantas se suelen colocar encima de pequeñas colinas que las realzarán y les darán más o menos importancia, al mismo tiempo permitirán jugar con las proporciones de los elementos.

No hay comentarios: