viernes, 14 de noviembre de 2008

Rosales híbridos de té.


En estas variedades de rosales las flores salen de los tallos de la misma temporada y la madera vieja no produce floración. Mediante la poda queremos conseguir dejar una planta con 4 o 5 tallos. Cortamos entre 5 y 7 tamos de crecimiento del año anterior y dejamos el último que mire ninguno afuera. También convendría eliminar brotes con diámetros inferiores al tamaño de un lápiz. Una poda severa hará tallos largos y vigorosos el año siguiente pero en menos cantidad, y las flores serán de tamaño grande. Una poda moderada aumenta el número de tallos pero las hace menos vigorosas y de flor más pequeña. La época de poda es desde principios de invierno a finales de primavera. En climas suaves se suele recomendar al principio de invierno, mientras que en climas rigurosos es más hacia el final de la temporada, de manera que es una protección por la planta.
Durante la temporada haremos una poda de mantenimiento que consistirá básicamente en eliminar las flores pasadas para evitar que la planta invierta energía en la producción de frutos. Ésta es una técnica para alcanzar el periodo de floración. Los cortes los haremos justo sobre un tramo que no tenga ningún brote que mire hacia fuera, el primero de 5 o 7 folíolos, que ya será bastante vigoroso.

No hay comentarios: