martes, 9 de diciembre de 2008

Ponsettia


Aunque es bastante resistente, el Euphorbia pulcherrima necesita unos parámetros ambientales para que se desarrolle con normalidad y con el fin de disminuir el estrés y que no se desmejore su aspecto.

Se trata de una planta muy sensible al frío. Las temperaturas nocturnas no tendrían que bajar de 18 o 15 grados. Si se llegan a los 10 grados de temperatura la planta presentará problemas como l'esgrogueïment de las hojas, infecciones de Botrytis en las brácteas y las hojas y podredumbre de raíces. Pueden incluso matar a la planta. De día las temperaturas pueden ser más elevadas y llegar hasta los 24ºC.

Con respecto a la humedad, las ponsetias son muy sensibles al exceso de humedad ambiental. La exposición de las brácteas al agua puede probocar ataques de Botrytis. Por otra parte, el exceso de aire caliente también puede comportar deshidratación y secado de la planta. El riego de las ponsetias tiene que consistir en mantener el sustrato húmedo pero nunca empapado. No es conveniente mojar las hojas cuando regamos. En caso de regarlas por inundación, nunca las dejaremos mucho rato al agua, y después es importante que puedan drenar toda el agua que les sobra.

La luminosidad que necesita la planta para mantener el estado óptimo de las hojas y las brácteas es bastante elevada aunque la exposición al sol directa no es recomendable, pero al menos 6 horas de exposición a la luz indirecta es muy adecuada. El color rojo de las brácteas surge cuando el fotoperiodo baja a 8 horas de luz o menos, y el resto es oscuridad. La planta detecta que se acorta el invierno y adopta la pigmentación roja que la hace tan preciada.

Para su mantenimiento, se recomienda una poda de la planta hacia el mes de abril, y dejarla a unos 20 cm de altura. Hará falta seguir regándola y adobarla ligeramente. En primavera y en verano puede estar en el exterior, siempre que las temperaturas no bajen de los 12ºC. Podemos ir haciendo podas para mantener la planta compacta y bien formada hasta el mes de agosto. En el mes de junio habremos transplantado la ponsettia en un recipiente mas grande, con un sustrato a base de turba.

Con la llegada del otoño y los días más cortos la planta empieza a florecer, de manera que los meses de noviembre y diciembre la floración es máxima. A partir del mes de octubre tendremos que poner la planta en un lugar donde haya como máximo 14 horas de oscuridad total, y a partir de principios de diciembre dejaremos sólo entre 6 y 8 horas de luz.