jueves, 29 de enero de 2009

Cola de caballo





Fungicida ecológico natural a base de Equisetum arvense. La cola de caballo contiene una saponina tóxica para los hongos llamada equisetonina y ácido silísic que favorece la estructura de la planta. Además de estos componentes también tiene flavonoides como isoquercitósido, galuteolina y equisetrina. También hay que destacar su riqueza en ácidos orgánicos como nicotina, palustrina o dimetilsulfona. Todos estos componentes hacen que la cola de caballo sea uno de los fungicidas más eficaces en agricultura ecológica. Incluso se le reconoce cierta acción insecticida contra pulgones y araña roja.


MODO DE PREPARACIÓN Se prepara una disolución de 1 kilo de cola de caballo por 4 litros de agua y se deja macerar durante 24 horas. Se debe remover de enérgicamente durante 15 minutos al principio y al final de este periodo. La disolución resultante se disolverá en el caldo de fumigación a razón de 5 litros del macerado por cada 200 litros de caldo.


MODO DE APLICACIÓN En fumigación por vía foliar con gota muy fina. Hay que mojar muy bien toda la planta y no se debe aplicar en horas de mucho calor ni alta incidencia solar.


INCOMPATIBILIDADES No se debe mezclar en el mismo caldo de aplicación con cobre, azufre, purín de ortiga ni con productos que potencien su acción como jabón potásico, aminoácidos o mullantes.


INDICACIONES En cultivos de hortalizas, vid y frutales, en el control de Mildiu, Phythopthora sp, oidio, moteado, septoriosi, yema, Botrytis sp y Alternaria. Como preventivo se deben realizar tratamientos cada 8 días en momentos de máximo riesgo (varios días consecutivos con la planta en pleno desarrollo vegetativo con elevada humedad y poco sol). Como curativo tratamiento cada tres días durante una semana. Para potenciar su acción como curativo se recomienda mezclar con quelato de hierro.


TOXICIDAD No es tóxico, este producto tiene un uso muy reconocido en dietética, herboristería, homeopatía y medicina tanto naturista como convencional. No hay ningún tipo de peligro para la fauna terrestre y acuícola.