sábado, 31 de enero de 2009

La compostera o compostador

Evidentemente que se puede hacer compostaje fuera de un compostador, como se ha hecho toda la vida en los estercoleros, pero lo más común es no disponer de tanto terreno como necesitan algunos sistemas de compostaje, como las pilas esparcidas.


En un compostador, el composto estará mucho más resguardado de las inclemencias del tiempo (sol, lluvia, viento) y no se ressecarà ni se humedecerá demasiado, por lo tanto, no será necesario prestarle una atención ni dedicación especiales y, por todo ello , el proceso será 3 ó 4 veces más rápido. Además, no deberá derrochar agua para regar cuando esté seco y visualmente no causará ningún impacto a los miembros de la familia más primmirats, que no quieren ver tantos organismos en actividad constante.


Por otro lado, el compostador puede instalarse en cualquier lugar, sin que pueda molestar a los vecinos. El proceso de descomposición de los restos vegetales dentro de un compostador desprende un olor característico y agradable que podemos percibir cuando abrimos el compostador para aportar nuevos restos o remover. Recuerda el olor que hace el bosque húmedo. Esto es debido a las características técnicas de los compostadores de calidad ya que los millones de organismos que se alimentan de los restos que se depositan en el compostador no permiten que pase mucho tiempo antes de transformarse en compost. Si se mezclan los restos de vez en cuando (una vez por semana), no aparecerán insectos molestos, como un exceso de mosquetes de la fruta.



De todos modos, estos organismos también ayudarán a hacer el compostaje y, en todo caso, su presencia siempre estará limitada al interior del compostador. En caso de que aparezcan hormigas, esto indicará que han tenido semanas para construir el nido porque no se ha revuelto suficiente. La solución será remover bien los restos. Las babosas u otros organismos, que antes se comían las plantas, ahora las dejarán de lado para ir hacia el compostador; por tanto, servirán para comerse los restos vegetales y no las flores del jardín. Los animales, como perros, gatos o ratones, no pueden entrar en el compostador, ya que se trata de un recipiente cerrado diseñado para evitar que se puedan introducir. Sin embargo, instalarse bien a nivel de la superficie, sin dejar rendijas.



¿Qué se necesita para hacer compost en casa?
Para hacer compost sólo hace falta:
• Un compostador de plástico reciclado y reciclabe.
• Un aireador de compost.
• Unas tijeras de podar para cortar las ramas pequeñas que se vierten como material estructurante.
• Una pala para extraer el compost maduro.
• De forma opcional, hay un montón de complementos a las diferentes secciones de la tienda, a la izquierda de esta pantalla.
Los más aconsejables son:
• Una biotrituradora, si cuando s'esporga nos encontramos con ramas gruesas que no se pueden cortar con tijeras.
• Una criba para separar los restos más gruesas del compost más fino