miércoles, 7 de enero de 2009

Encina trufera

La trufa es el fruto de un hongo micorrícico. Vive asociado a las raíces de ciertos árboles o arbustos como los avellanos, las encinas, los robles, las jaras o los pinos entre otros.

EL CULTIVO DE LA TRUFA
Tuber melanosporum Vitt.

LA TRUFA COMO HONGO
La trufa es el fruto de un hongo micorrícico. Vive asociado a las raíces de ciertos árboles o arbustos como los avellanos, las encinas, los robles, las jaras o los pinos entre otros. El fruto o seta se forma en el interior del suelo y según las especies acostumbra a ser muy oloroso con el fin de que ciertos animales, jabalíes o cerdos salvajes las descubran y, al comérselas, dispersen las esporas. El aroma también es muy apreciado por los humanos y reconocido por los perros, los cuales pueden ser educados para recolectarlas.Desde un punto de vista biológico, las trufas se incluyen en le género Tuber, el cualpertenece a los ascomicetos. Entre las diversas especies del género, unas 40, destacan cuatro por su aspecto comercial. Tuber melanosporum, la trufa negra, de la que destaca la variedad catalana y en Francia la del Perigord; Tuber brumale, o trufa magenca; Tuber blotii (=T. aestivum) o trufa de verano y Tuber magnatum, o trufa blanca, propia de ambientes italianos y muy apreciada.


EL CULTIVO DE LA TRUFA EN LA ACTUALIDAD
El cultivo de la trufa hoy en día se puede realizar de dos maneras diferentes:
A. Cultivo a partir de árbol joven. Generalmente avellano, roble y/o encina micorrizados con trufa. La truficultura es hasta hoy día la forma tradicional de su cultivo con resultados comprobados. Hay que esperar 6-7 años para la primera producción.
B. Introducción de la trufa en árbol adulto. Trabajar con árbol adulto acelera la producción. El tiempo de espera se reduce a 2-3 años. Esta técnica es innovadora y nuestra empresa es la única que la lleva a cabo actualmente. Se está aplicando con éxito experimentalmente en explotaciones de avellanos para su reconversión al cultivo de la trufa.


Cultivo a partir de plantación de árbol joven micorrizado


Iniciación de una trufera
Se recomienda no establecer la trufera en terrenos en los cuales hayan crecido durante los últimos cinco años árboles que puedan almacenar hongos competidores, (preferiblemente más tiempo sí las raíces de los árboles no se han arrancado después de la caída de éstos).No plantar por debajo de una pendiente cubierta de plantas que puedan almacenarhongos competidores.Preferiblemente se necesitaría que existiesen 100 metros entre las plantas almacenadoras de hongos competidores y la parte más próxima de la trufera.Cualquier maquinaria, estacas de segunda mano, etc., es necesario que no esténcontaminadas con suelos que provenientes de las cercanías de plantas que puedancontener hongos competidores.
Preparación de la tierraEn el caso de realizar una plantación trufera en áreas en las cuales han estado creciendo árboles, la preparación del suelo debe orientarse hacia la erradicación de los competidores y se debe iniciar varios meses, preferiblemente el año anterior. La preparación del suelo puede implicar arrancar todos los sistemas radiculares con un bulldozer, posiblemente la fumigación del suelo o bien el cultivo de éste durante varios años con el fin de eliminar a los competidores. Se recomienda sembrar cereal durante un año para eliminar totalmente cualquier hongo competidor del suelo.
El objetivo de preparar la tierra es producir un suelo bien aireado con características físicas y químicas similares a las de las truferas naturales. De particular importancia es el pH del suelo (entre 7.5 y 8.5), éste debe ser calizo (la efervescencia del suelo ante unas gotas de salfuman es un buen indicador) , así como el nivel de materia orgánica (de 1.5 a 8%), la proporcion de materia organica libre y/o ligada. La relación C/N próxima a 10 nos dará una idea de la actividad biológica del suelo, que se ha visto determinante en la biología de la trufa.
La observacion de un perfil del suelo es fundamental. No debe presentar discontinuidades marcadas, que no permitan un buen drenaje. Los vientosLa trufera debe protegerse de los efectos negativos del viento. No deben establecerse en laderas abiertas a los vientos fríos del norte, ni en localidades abiertas a vientos secos del sur. Ocasionalmente pueden utilizarse protectores de plástico, aunque solamente son útiles durante los primeros 2 o 3 años. Lo mejor es utilizar mallas de sombreo como cortavientos.


El riego
Uso de sistema de riego en explotaciones intensivas. La presencia de agua es determinante en la maduración de las trufas.La irrigación no debe exceder la capacidad de infiltración. Mantener el suelo continuamente húmedo baja la temperatura de éste. Por la misma razón no se recomienda la manta de agua como sistema de riego.


La fertilización
Los fertilizantes pueden tener efectos negativos sobre la trufa; los suelos no debenfertilizarse ni antes, ni durante ni después de la plantada a no ser bajo recomendación expresa.


Densidad de plantada y disposición
De forma general se recomienda plantar desde el mes de noviembre hasta el mes de marzo.Tradicionalmente con la luna menguante de marzo. En términos generales deben pasar cuatro semanas antes de que llegue la primera helada, lo cual da tiempo a que las plantas se endurezcan. En zonas áridas el arraigue de los plantones es mejor cuando la plantación se realiza en noviembre y diciembre.El número de plantas truferas por hectárea varia en función del grado de fertilidad yprofundidad del suelo, del tipo de especie arbórea, de la climatología y de la especie de trufa cultivada.La trufa negra precisa menor densidad para conseguir una buena insolación del terreno, debe conseguirse un buen sombreado del sol con plantas adultas no superior al 60-70%. Es recomendable en el momento de la plantada una mayor densidad con el fin de favorecer una colonización total del suelo por parte de los aparatos radicales micorrizados y para conseguir, desde las fases iniciales, una mayor producción.


Elección del huésped
Para esta elección hay que tener presente que existen diferencias notables relativas al inicio de producción de trufas, la longevidad del huésped y la densidad de plantación recomendada para cada una de ellas.
Especie simbionte Inicio de producción Longevidad Plantas/Ha

Quercus pubescens-faginea 6-10 40-60 200-400
Quercus ilex6-10 40-85 250-300
Corylus avellana4-6 20-30 400-600

Mantenimiento de una trufera
Mantenimiento del sueloDebe trabajar periódicamente el suelo con el fin de controlar las malas hierbas y airearlo. Esto es particularmente interesante durante los primeros años de vida de la trufera, antes de que la producción haya comenzado.La parte exterior de los quemados puede tratarse con herbicidas.

Poda
Solamente se realiza durante los primeros años de vida, hasta la edad de producción. Se realiza a finales de invierno o inicios de primavera y antes de la ruptura de las yemas. El objetivo es obtener árboles, preferiblemente de tronco único de 0.5-1 metro de altura con la copa bien distribuída de hojas i con forma de cono invertido.La forma se ha escogido de manera que los rayos de sol calienten el suelo en la zona de enraizamiento en la primavera y otoño, al principio y final del día en verano, mientras protege el suelo del calentamiento al mediodía de verano.El principal efecto es elevar la temperatura del suelo en primavera para asegurar un rápido inicio de la actividad micorrízica mientras se evita la excesiva pérdida de humedad del suelo durante los meses de verano que podrían conducir a un fallo del cultivo. El cultivo entre filas se puede realizar en algunas ocasiones. No pueden utilizarse para plantas que precisen abonado.

Fertilización
En áreas donde se conocen carencias en boro, cobre, manganeso, azufre o zinc, esrecomendable corregirlas antes de iniciar la plantación. No se requieren más fertilizaciones y bajo ninguna circunstancia deben aplicarse fertilizantes de fósforo antes, durante o después de plantar trufas.
ProductividadLa primera cuestión que debe considerarse cuando hablamos de la productividad de una plantación de trufas es que ésta varia con la edad del cultivo. Otras características que pueden alterar la productividad son el origen de las plántulas, las condiciones edáficas y climatológicas y las instalaciones realizadas para adecuarlo. En términos generales se puede esperar una producción de entre 20 i 60 Kg. de trufa negra por hectárea y año cuando la densidad es de 300 árboles por hectárea. Si observamos la productividad a lo largo de los años tendremos por término medio y en el caso de una densidad de 300 árboles por hectárea:
Año 6 7 8 9 10
kg 8 15 30 45 50

Rentabilidad y comercialización
En años estándar, la trufa negra se comercializa a nivel de recolector entre 150 y 180€/kg. El mercado de la trufa negra es mundial y deficitario. Se recoge tan solo en Italia, Francia, exYugoslavia, siendo España el máximo productor. Más del 90% de la trufa española se exporta a Francia a través de mayoristas.