miércoles, 7 de enero de 2009

Pino niscalero

El níscalo fructifica en todo tipo de suelo, calcáreo, silíceo o arenoso. No tolera los terrenos encharcados, agradece en cambio los ricos en humus o materia orgánica.
EL CULTIVO DEL NÍSCALO EN LA ACTUALIDAD
El cultivo del níscalo hoy en día se puede realizar de dos maneras diferentes:
1. A partir de árbol joven. El tiempo de espera para su producción es de tres años.
2. “Semilla de níscalo” para su introducción en árbol adulto. Ha sido preparada para sembrar alrededor de pinos siguiendo el sistema tradicional de obtención de árboles micorrizados: enterrar los restos del níscalo alrededor de árboles no productivos.
Nuestra empresa aporta técnicas en biotecnología que mejoran este sistema e incentivan la producción. Trabajar con árbol adulto acelera la producción. Tiempo de espera, dos años. Dota de un alto valor añadido a las explotaciones de pino tradicionales.
TERRENOS ADECUADOS PARA EL CULTIVO DEL NÍSCALO
El níscalo fructifica en todo tipo de suelo, calcáreo, silíceo o arenoso. No tolera los terrenos encharcados, agradece en cambio los ricos en humus o materia orgánica.
En general son recomendables terrenos de estructura equilibrada, franca, incluso pedregosa. En cambio se debe evitar que sean muy arenosos y especialmente aquellos que se encharcan. Un terreno poco permeable, muy arcilloso, tiene efectos negativos sobre el crecimiento del níscalo.
Si el terreno está muy compactado será interesante hacer una arada superficial antes de plantar. En el caso de que las malas hierbas estén muy desarrolladas, deberán eliminarse con un herbicida.
No se recomienda introducir el níscalo en pinares con una pendiente muy inclinada.

Pinos Niscaleros

Se trata esencialmente de un pino que presenta la mayoría de sus raíces colonizadas por hongos micorrícicos productores de níscalos. En nuestro territorio hay esencialmente tres especies diferentes de hongos que producen níscalos (Lactarius deliciosus, L. sanguifluus y L. vinosus). Cada una de ellas está adaptada a un determinado ambiente. Cada pino niscalero de se inocula con tres cepas diferentes de níscalos autóctonos. De esta manera serán las condiciones ambientales del lugar donde se plante el árbol las que seleccionaran la cepa más adecuada para cada territorio.
Una vez plantado el árbol, tanto las raíces de éste como el hongo se extenderán bajo tierra. Pasados tres años, alguna vez sólo dos, el hongo tienen las suficientes reservas almacenadas para producir setas. En otoño iniciará la fructificación y aparecerán los primeros níscalos. Cada temporada se reproducirá este fenómeno, siendo la florida más abundante si suministramos riego durante las épocas de sequía estival.
Los pinos niscaleros tienen entre 1 y 2 años, por tanto están preparados para resistir el transplante.
¿Cómo se deben disponer los árboles?
Cuando se planta más de un pino niscalero debe mantenerse una cierta distancia entre ellos, para favorecer la productividad. Si plantamos los pinos demasiado cerca, el rendimiento se reduce. Recomendamos una distancia entre ellos de unos 4 metros, de manera que cuando sean adultos se toquen ligeramente las copas..
¿Cuándo se puede plantar un pino niscalero?
La decisión de escoger la época de plantación depende de la facilidad de abastecimiento de agua para regar. Si se dispone de agua suficiente se pueden plantar pinos niscaleros durante todo el año. En caso de falta de agua, las mejores temporadas para hacerlo serán aquellas de pluviosidad más alta, octubre-noviembre y febrero-abril, siendo la primera la más recomendable.
¿Debemos regar los pinos niscaleros?
Regaremos especialmente durante los meses de calor estival. Es más importante aumentar la frecuencia que la cantidad, dado que, inundando el suelo, dificultamos la respiración del hongo. Es esta época de gran actividad metabólica cuando el hongo aumenta sus reservas energéticas, reservas que empleará en la reproducción. Si facilitamos el crecimiento del hongo durante los meses de verano, aumentaremos la producción de níscalos.
¿Necesitan mantenimiento?
Los cuidados del pino niscalero no se diferencian demasiado de la de cualquier otro pino. Es necesario controlar la presencia de orugas, áfidos y otros parásitos. Se deberá restringir al máximo la utilización de fungicidas. Tanto en lo relativo a aquellos que se tiran directamente sobre los pinos como para los que se utilizan para plantas cercanas y pueden esparcirse por el aire. Desaconsejamos utilizar cualquier tipo de fungicida sistémico. En general, los herbicidas no tienen efecto sobre los hongos y por tanto no son perjudiciales para los pinos niscaleros. Restringiremos en lo posible el uso de abonos inorgánicos, estiércol, etc. Lo más aconsejable en caso de manifiesta carencia, es emplear abonos foliares. Las tareas de mantenimiento anuales se limitarán a un ligero escardado del suelo, no más de cuatro dedos, para eliminar hierbas. No trabajaremos nunca más cerca de un metro del tronco.
Producción y comercialización
La producción se inicia a los 3-4 años. Esta se alargará hasta que el níscalo entre en competencia con otros hongos mejor adaptados al árbol adulto (25-30 años). La producción oscila alrededor de 1,2 Kg/árbol anuales. Un pinar productor de níscalos produce de media 300Kg/Ha y genera un rendimiento anual de 540 €/Ha. Las mayores producciones se encuentran en terrenos arenosos con Pinus pinaster donde se han logrado más de 400 kg./ha y año. Por lo tanto puede simultanearse la producción de setas con otros aprovechamientos, siempre que no se realicen actuaciones como el labrado del suelo o talas a matarrasa
En España se recogen entre 2.000-8.000 toneladas/año. Es la seta que más se comercializa y la producción va destinada principalmente a Cataluña y Francia.