lunes, 2 de febrero de 2009

Compostaje

Claves para que el compostaje funcione.

Lo más importante: la mezcla de materiales. Siempre se deben mezclar los restos que se depositan. No se deben hacer capas de materiales frescos y húmedos o capas de materiales secos, es decir, hay que ver todo bien mezclado. Esto no quiere decir que se tenga que remover cada día, ni mucho menos, sino sólo cuando se vierte una cantidad significante de un mismo material, como por ejemplo la hierba cortada o una pila de hojas secas. Ahora bien, si lo que se quiere es aproximarse a la perfección para conseguir un compost equilibrado y de calidad, conviene mezclar tres partes de restos húmedas ricas en nitrógeno "verde" (restos de cocina, hojas verdes, césped recién cortado, plantas del huerto o jardín, etc.) por cada parte de restos seca rica en carbono "marrón" (hojas secas, paja, serrín, ramas trituradas, piñas, etc.). Pero debido a que la producción de unos restos determinados en una época del año u otra varía, no es necesario que se esté pendiente de guardar la proporción exacta. Eso sí, habrá que guardar hoja seca cuando hay un exceso para cuando no haya. Si se depositan cada día pequeñas cantidades de materia orgánica, basta con mezclar los restos dentro del compostador una vez por semana.


Hay que añadir agua, tierra o algún tipo de producto?


Agua: Si tenemos el compostador sombra o en semisombra, no es necesario regar casi nunca el compost. Si el clima es seco, se puede humedecer, pero con moderación. Normalmente basta con el agua que contienen todos los vegetales para mantener la humedad necesaria. Cuando, antiguamente, se hacía compostaje en el suelo o entre cuatro maderas, había que aportar agua para mantener la humedad necesaria para la vida de los organismos que realizan el proceso de compostaje. Una de las ventajas de los compostadores es que, gracias a sus características técnicas, mantienen la temperatura y la humedad constantes todo el año. Se observa como el calor que desprende el proceso se condensa en la parte inferior de la tapa del compostador y vuelve a caer dentro en forma de agua. Si se añade una cantidad considerable de hojas secas, se pueden humedecer un poco, pero siempre será mejor mezclarlas con restos de cocina para que absorbe la humedad.

Tierra: No se debe añadir nunca tierra, ya que el peso de la tierra sería un inconveniente para la circulación correcta de oxígeno dentro del compostador. Lo que interesa es recoger abono 100% y no una mezcla de abono y tierra. Antiguamente, se ponían capas de tierra cuando se hacía compostaje de superficie (estercoleros), para evitar llamar la atención de roedores y animales domésticos hacia los restos de comida que se depositaban, cosa que no ocurre nunca dentro de los compostadores.

Productos aceleradores: La naturaleza no necesita nada que ella misma no pueda proporcionar. Si conviene, de manera opcional se puede añadir un acelerador biológico de compostaje para reducir el tiempo de cuatro meses a sólo dos. Los restos de cocina aceleran mucho la descomposición de los restos del jardín, así que hay que mezclarlo bien.

No hay comentarios: