lunes, 2 de febrero de 2009

La obtención del compost

La criba, una de las herramientas del autocompostaje.
La criba sirve para separar el compost más fino de las partes más gruesas, como ramas, piñas, etc. El día que hay que vaciar el compostador es un día especial. Resulta muy divertido que diferentes miembros de la familia o amigos participen en esta tarea.
Recomendaciones:
• se apartan los restos de la parte superior que aún no se han deshecho y se dejan dentro de un carro o en el suelo mismo.
• Se decide cómo y dónde se separa el compuesto fin de los restos sin deshacer.
• Si el compost todavía conserva su humedad, cada 3 ó 4 paladas de compost que se tira sobre la criba se ha de pasar la mano con un guante para conseguir que sólo el compost acabado y más fino pase a través de los agujeros.
• Si se quiere, antes de esta operación se puede dejar secar el compuesto de uno o dos días. De esta manera se filtrará más bien, pero, cuando se vacía el compostador, se tienen tantas ganas de obtener el preciado material que, seguramente, no se querrá esperar ni unas horas. Además, cuando el compost está un poco húmedo, el olor de bosque es tan agradable que compensa con creces el hecho de dedicarle una rato más.
• Los restos sin deshacer que se han apartado al principio, se vuelven a meter dentro del compostador, junto con las partes más gruesas que han quedado al otro lado de la criba. • No es necesario preocuparse por los organismos que aparecen esparcidos por tierra, ya que ellos mismos encontrarán el camino hacia el compostador y continuarán trabajando.

No hay comentarios: