sábado, 21 de febrero de 2009

Las semillas germinadas

Brotes ecológicos

En las semillas germinadas encontramos una riqueza excepcional de vitaminas, aminoácidos y
ácidos grasos (entre ellos los esenciales), que las hace un complemento ideal a nuestra dieta.
Las ventajas que presentan son las siguientes:
- Son alimentos vivos: como las frutas, los cereales y las hortalizas en su estado natural, pero en
los germinados la vida está presente con toda su fuerza. Esto significa que los germinados son
ricos en sustancias de gran valor biológico necesarias para nuestro organismo, como las vitaminas


y las enzimas.
- Están predigeridos: las enzimas que se sintetizan durante la germinación comienzan la digestión
del almidón, las proteínas y las grasas de la semilla. Este proceso químico es similar al que ocurre
en nuestro organismo durante la digestión. Por eso, los germinados son muy fáciles de digerir y se
asimilan muy bien. Contienen muchos nutrientes y proporcionalmente pocas calorías, por lo que se
recomiendan en las dietas antiobesidad.
- Tienen propiedades medicinales: estimulan los procesos digestivos, regeneran la flora intestinal,

son antioxidantes, depurativos y remineralizantes.
- Son sencillos de preparar: se comen crudos en ensalada o formando parte de diversos platos
cocinados.
Germinados más apreciados:
Cualquier semilla de leguminosa (legumbre) o grano de cereal puede ser germinado. Sin embargo,
los más apreciados por la ternura y el buen gusto de sus brotes, son los obtenidos:
- De leguminosas: soja verde, alfalfa, alholva, lentejas, guisantes.
- De cereales: trigo, cebada, avena, maíz, mijo.
- De oleaginosas: girasol.
- También se pueden germinar las semillas de berro, rábano, calabaza, trébol, lino, sésamo,
zanahorias, apio, perejil, garbanzos, etc.

No hay comentarios: