lunes, 2 de febrero de 2009

Vermicompostador

El vermicompostador se puede instalar en cualquier rincón o en el balcón del piso. Del vermicompostador obtenemos abono para las plantas a partir de desechos orgánicos. Convertimos un residuo en un recurso. Es una actividad relajante, lúdica y muy sencilla, que se puede compartir entre todos los que viven en casa. Nunca huele mal. Al contrario, el olor a bosque húmedo será constante.


De todos modos, debe tenerse la precaución de remover los restos vegetales cada cierto tiempo, para que no falte oxígeno en ningún rincón del recipiente. Puede dejar de hacer buen olor si aboquem más restos de las que los gusanos puedan ingerir el hecho de ser, al principio, una población poco numerosa. Si, además, no se remueven y airean los restos de comida, pueden convertirse en una pasta que hará olor a podrido y se harán muchas mosquestes de la fruta. La solución es muy sencilla: consiste en retirar los restos sin deshacer que se han vuelto compactos y mezclar las otras con el humus existente.

No hay comentarios: