miércoles, 4 de febrero de 2009

Vermicompostaje



¿Qué no se puede vermicompostar?


Hay restos que no son digeridos por los gusanos, y es mejor no depositar los al vermicompostador.


Algunos de estos materiales son:


Residuos no biodegradables: El plástico, el papel de aluminio, el vidrio, etc. no son degradados por los gusanos.


Pescado y carne: Al principio es conveniente no depositar su, porque no les gustan mucho los gusanos, tardan en comida-y se lo pueden hacer malos olores. Cuando la población de lombrices sea más grande sí que se pueden añadir pequeñas cantidades.


Pelo: No hay que añadir si ha sido tratado con productos químicos. Entonces, son de consistencia dura, así que pueden tardar mucho en ser digeridas. Dado que la temperatura vermicompostador es igual que el ambiental, a diferencia de lo que pasa a un compostador de jardín, las semillas nunca dejarán de ser viables y pueden germinar. Los gusanos no les gustan las plantas vivas, así que no se las comerán. Podemos encontrarnos pequeñas Melone entre los gusanos!


Productos lácteos: Las grasas pueden dificultar la aireación de los restos y volver las insolubles, dificultando una correcta transformación. El olor puede atraer a otros organismos, y el medio se puede acidificar.


Huesos: Los huesos, conchas de moluscos, etc. tardan mucho en descomponerse, es mejor abstenerse de depositar su.


Heces: No es recomendable debido a que producirán malos olores, y pueden transmitir patógenos.


Restos del jardín: Nuestros gusanos no pueden comer madera ni restos duras. Si tenemos restos de árboles, de arbustos o de plantas del jardín o del huerto, sería conveniente pensar en un compostador de jardín, donde sí podremos reciclarles, gracias a la intervención de otros organismos que pueden comer restos más duras.


Tierra: Queremos humus de lombriz 100%. Si se añade tierra disminuye la calidad del producto final. Además, puede ser una forma de introducir al vermicompostador organismos que pueden perjudicar a la población de lombrices.