sábado, 28 de marzo de 2009

La tirolina

Una tirolina en el jardín
Como en las películas de aventuras, la instalación de una tirolina entre dos puntos bastante distantes del jardín, puede facilitar el esparcimiento necesario para que los niños no paren de jugar y manejar la imaginación durante todo el rato que están en el jardín.


La instalación de la cuerda de la tirolina entre dos árboles, o que una una construcción elevada con otro punto de interés permitirán un aprovechamiento del espacio que de otra manera sería muy difícil de conseguir. Se trata de un elemento que puede ser muy útil a la hora de diseñar los espacios dentro del jardín y cómo queremos que los niños se desplacen para jugar.


La clásica y original tirolina es un sensacional paseo que permite a los niños a partir de 5 años a 100 deslicen libremente hacia adelante y hacia atrás a lo largo del cable, como un atleta olímpico o un pájaro en vuelo. Proporciona horas y horas de diversión en el jardín y al aire libre. Potencia la fuerza, estimula la habilidad atlética y la autoestima. Permite hasta unos 11 metros de trayecto y viene completa con todas las piezas, la maquinaria y las instruccionsa de instalación fáciles de seguir para un rápido y simple montaje.


Es necesario que nos aseguramos bien que la instalación es la correcta y segura y que la inclinación que damos al cable sea la adecuada para permitir el movimiento.