domingo, 5 de abril de 2009

Etnobotánica

En el sentido más amplio de la palabra, la etnobotánica estudia la manera en que el hombre utiliza las plantas. A lo largo de la historia las diferentes culturas han visto que las plantas ofrecían diversos usos.

Las plantas son muy importantes para el hombre como fuente de alimento o forraje y también como remedio medicinal. Pero la dependencia del hombre hacia el mundo vegetal es mucho más amplia. El hombre necesita materiales de construcción, fibras para tejer la ropa, para hacer papel, hacer cosméticos, perfumes, etc. La necesidad más básica del hombre es la alimentación. La agricultura permitió abrir amplias perspectivas de desarrollo para la humanidad. Al cultivar las plantas, el hombre inició unos procesos de selección, de mejora y de domesticación de las variedades silvestres convirtiéndolas en variedades cultivadas.

Entre las plantas usadas en la cocina, destacan los condimentos. Es fácil imaginarse nos paseando por un mercado árabe o oriental, donde nos atraerán las paradas de especies por la diversidad de colores y fragancias que llenan el aire. Las especies son muy apreciadas por sus propiedades aromáticas y colorantes. Algunas de las más conocidas son el clavo, la nuez moscada, el jengibre, la canela, la pimienta, el anís estrellado, el cardamomo o el azafrán. Sin olvidar las aromáticas de nuestra casa como el tomillo, el romero, el hinojo, el orégano, la ajedrea, etc.


Otro papel muy importante se plantas en la vida del hombre es el uso como remedio medicinal gracias a las propiedades curativas de muchas de ellas. Ya en la prehistoria el hombre se dio cuenta de que algunas plantas le eran útiles para curar las heridas y tratar las enfermedades. El hombre aprendió a diferenciar las plantas venenosas de las útiles observando los animales, qué comían y qué rechazaban. Algunas de las plantas con utilidades medicinales son la valeriana, el durillo, el ricino, el espino albar, el ajo, la cebolla, el apio, la serverola, la verbena ol'herba-lluïsa. El hombre, en un momento dado, va necesitar poder transcribir pensamientos, historias, hechos, etc. Las fibras que componen las plantas, le ayudaron a conseguir diversos materiales para escribir. Los más antiguos fueron los papiros (siglo XXX aC), los pergaminos y los tejidos.


El papel no fue inventado hasta el año 105 en China, la madera utilizada era la de morera, la caña de bambú y el Rami. El hombre tenía otras necesidades como vestirse, calzarse se, construir sus viviendas y muebles, y las plantas le hicieron, y le hacen, servicio. El hombre se vestía con pieles de animales. Con el tiempo inventó la hilatura y utilizó fibras vegetales como el algodón, el lino o el yute para tejer sus ropas. El calzado más popular antiguamente eran las alpargatas de esparto. Actualmente, usamos la madera de varios árboles para fabricar muebles: haya, roble, pino, castaño, nogal, aliso, álamo.

También se utilizan plantas para hacer cestas (Carceri), para hacer pipas (madroño y brezo), para hacer escobas (botja blanca), para abonar pieles (emborracha cabras), etc. De las plantas también se extraen compuestos que son la base de cosméticos y perfumes. Los cosméticos no son un invento moderno, ni una necesidad simplemente estética. Los antiguos egipcios para protegerse la piel del sol cuando estaban construyendo las pirámides, se ponían coloret en la cara. Actualmente una de las plantas usadas en cosmética más conocida por todos es el Aloe. Para hacer perfumes se usan básicamente plantas aromáticas como la lavanda, el orégano, la rosa y el jazmín. Las plantas tienen un gran potencial, del que seguro todavía nos queda mucho por aprender y mucho por descubrir.

Vemos pues, que las plantas son organismos Essentials para la humanidad, tanto en el pasado como en el futuro. El Jardín Botánico de Barcelona es el lugar adecuado para hacer de escaparate educativo los conocimientos etnobotánica.