martes, 18 de agosto de 2009

Casita de piedra seca

En un rincón del jardín podemos destinar unos metros cuadrados en el recreo de los niños. Los niños siempre juegan por todas partes pero los podemos facilitar los espacios para que se distraigan haciendo volar la imaginación.

De todos los elementos de juegos infantiles que existen, las casitas son los que más éxito tienen. Un 80% de los productos de juegos infantiles en el caso de jardines particulares son casitas, muy por delante de columpios, toboganes y otros elementos.

Las casitas de jardín para niños pueden ser de muchos tipos y materiales. La madera y el plástico suelen predominar, pero también se pueden hacer integradas con el entorno y la piedra puede ser una opción a tener en cuenta a la hora de elegir el material.
En este caso, tres palés de piedras de montaña han servido de base para construir una caseta para los niños. Una base de dos por dos metros han permitido construir unas paredes suficientemente firmes para sostener un techo de brezo.

Las piedras las transporta un camión pluma y nos las deja relativamente cerca del lugar donde tenemos pensado hacer en la casa. Observamos que hay piedras de muchos tamaños diferentes. Desde unos ochenta centímetros hasta piedrecitas que apenas hacen medio palmo. Nos irán muy bien porque la forma que tienen es plana y rápidamente veremos que se pueden encajar unas con otras para levantar paredes.



Más o menos sabemos las características que tendrá la construcción. La base de dos metros cuadrados, una puerta a la pared frontal de 70 cm de ancho, una ventana lateral. Una altura aproximada de la puerta de un metro y medio y la ventana a un cuarenta centímetros de tierra son las medidas que más o menos queremos seguir, pero la forma de las piedras y la colocación que hacemos nos marcarán las otras medidas . El dintel de la puerta lo hacemos con un trozo de ecotravessa.


A medida que vamos levantando las paredes vamos fijando las piedras más grandes con tarscons y piedrecitas que evitarán que se muevan. Cuando llegamos a una altura de más o menos un metro y medio empezamos a pensar en coronar las paredes. Para ello colocamos tres ecotravesses que nos irán muy bien para fijar el techo. Las nivelado y las cuñas, y por último las unimos con listones de madera tratada que nos sostendrán el techo de brezo. Atamos el brezo del techo a las maderas para evitar que una posible viento la levante.



En el interior de la caseta constuir una estructura de madera que asegurará la construcción y reforzará las paredes.