martes, 13 de octubre de 2009

Criterios de xerojardinería

La xerojardinería es una forma de optimizar la jardinería, adaptada a los recursos de zonas con sequías

xerojardinería
El prefijo Xero = seco en griego, por tanto Xerojardinería es una forma de optimizar la jardinería, adaptada a los recursos de las zonas con sequías.

Tiene su origen en EEUU, en Colorado, donde el clima es similar al del Mediterráneo, llueve en primavera y otoño y el resto del año no.

Contexto histórico

Debido a una sequía que sufrieron el año 77, unida al aumento de la población que provoca que las necesidades de agua aumenten 4 veces más en California, surge la necesidad de hacer un consumo sensato y equilibrado del agua en jardinería privada, campos de golf, etc.

Se plantearon tomar medidas serias y en el 86 se crea una organización no lucrativa llamada National Xeriscape Council Inc.. para crear una nueva cultura de jardinería, la Xerojardinería> jardinería que racionaliza la utilización del agua.

Siete años más tarde, en 1993, la National Xeriscape Council Inc.. desaparece, porque los criterios que pretendía difundir ya se aplican en 40 estados.

Actualmente

Hoy en día el término "Xerojardinería" implica una jardinería casi autosuficiente, optimizada al máximo, aplicable en todo tipo de climas, no solo está orientada al clima seco, por ejemplo en Irlanda deberíamos seleccionar plantas de consumo de agua alto y preocuparse nos de realizar un sistema de drenaje adecuado. En la "Xerojardinería" se marcan unas pautas de ahorro de agua, recursos humanos, recursos materiales y consumo mínimo de productos fitosanitarios.

Engloban muchas actuaciones además de usar poca agua: aplicar "acolchado" (mulching), utilizar vegetación adaptada al clima seco, no regar si ha llovido, hacer alcorques para riego, etc.

Hay 7 principios básicos en Xerojardinería:

• Planificación y diseños adecuados a la zona.
• Análisis del suelo.
• Selección adecuada de plantas.
• Optimizar las zonas de césped.
• Sistemas eficientes de riego.
• Utilización de "mulching".
• Mantenimiento adecuado.

Planificación y diseños adecuados a la zona, el primero será definir las características del lugar y las necesidades que se deben satisfacer.

• Estudio del espacio. Estudio de sombras, espacio delimitar, vistas a realzar u ocultar, clima, microclimas, infraestructuras existentes, accesos, plantas a conservar, etc.
• Clarificar los usuarios; tipos de usuarios (juegos para niños, paseos para gente mayor) y grado de afluencia de las visitas.
• Establecer la funcionalidad del jardín; activo, pasivo, de tránsito, si hay zonas deportivas, circuito para bicicletas, fuentes, escaleras.
• Definir el estilo paisajístico del jardín, en el Mediterráneo no va bien el jardín tipo inglés por el consumo de agua.

Análisis del suelo: conocimiento de la textura, conocimiento del pH y definición de las correcciones a aplicar. El objetivo es poder adaptar lo máximo posible el jardín en el terreno existente, a fin de optimizar los recursos. Sí el terreno es muy arcilloso puede añadirse un material que aumente su porosidad (arenisca), si el terreno es ácido se utilizarán plantas que necesiten acidez (plantas acidófilas), si hay salinidad se utilizarán plantas que la soporten. Siempre se podrá realizar una corrección (mejora) del suelo añadiendo materia orgánica animal o vegetal, esto mejorará las condiciones físicas y aumentará la cantidad de nutrientes. En cuanto a variar las condiciones químicas del suelo, pH, cal, sal, en Xerojardinería se desaconseja totalmente hacer una renovación total de la tierra y en su lugar se propone seleccionar especies vegetales adaptadas al tipo de terreno existente.

Selección adecuada de plantas: todas las plantas son, en principio, susceptibles de ser utilizadas en "Xerojardinería", siempre que se adapten a los condicionamientos climático-ambientales y edafológicos de la zona en la que instala • larem el jardín. Si es una zona tropical de mucha humedad y pocos nutrientes en el terreno podríamos tener orquídeas, si es una zona de clima mediterráneo tendríamos que buscar plantas que no necesiten mucho riego y procurar sombras en verano, si el clima es húmedo podremos tener una césped del tipo inglés. Si no se dispone de tiempo para poda es mejor elegir especies de crecimiento lento.

• Utilizar siempre especies autóctonas o que vivan bien porque están adaptadas, por ejemplo, Pittosporum tobira pitósporo, Nerium oleander "adelfa", Rosmarinus officinalis romero, abrótano hembra, etc.
• Agrupar las plantas según las necesidades hídricas, por ejemplo, en medio de un césped (consumo alto) no podrán ir plantas de necesidades hídricas más bajas como aromáticas (consumo moderado o bajo).
• El césped a col • colocar será el más resistente posible a la sequía.
• Puede sustituirse el césped por plantas tapizantes con las cuales se forman mantos que cubren el suelo. De esta manera se disminuye el gasto en agua y mantenimiento, se evita la erosión, siempre están verdes y dan una nota de color cuando florecen; Achillea sp (A. ageratum, A. filipendulina, A. millefolium) "milhojas" , Artemisia sp Ajenjo moruno / Estragón "ajenjo / ajenjo bordo / estragón", Cotoneaster horizontalis, Iberis sempervirens Carraspique / cestillo de plata, Juniperus sp. las especies de crecimiento horizontal, Rosmarinus officinalis "Postratus" romero rastrero, Sedum sp, Carpobrotus edulis uña de león / bálsamo "bálsamo", Alysum maritimum aliso marítimo / canastilla "jefes blanco", Hedera helix hiedra "hiedra", Bougainvillea glabra Buganvilia, Lonicera japonica "Madreselva", etc. El mantenimiento consistirá en regar y recortar de vez en cuando.
• Evitar la tendencia a plantar muchos ejemplares de la misma especie, la diversidad de especies vegetales es una gran aliada del xerojardí, de esta manera se evita que una plaga se extienda demasiado, ya la vez, la diversidad de especies propicia la existencia de depredadores de las plagas.

Optimizar las zonas de césped: la no utilización de césped no debe ser obligatoria en Xerojardinería, optimizar implica que el césped no debe ser el centro del jardín desde el punto de vista del mantenimiento, y por tanto su utilización debe estar limitada . En lugares de clima mediterráneo la utilización del césped clásica choca con el concepto de Xerojardinería, aunque es muy usado. Inconvenientes: poco ahorro de agua y mucho mantenimiento. Ventajas: evita la erosión, evita derrames, sobre todo en taludes y es estético y agradable para el disfrute.

Como criterio se recomienda utilizarlo en su justa medida, sólo en los lugares más necesarios. Sustituir por tapizantes o mezclas de semillas adecuadas que también son verdes y no requieren tanto mantenimiento (riego, siega, abono, etc.).

Criterios básicos de actuación

• Mejorar el suelo en profundidad (hasta 25 cm.) Para que tenga raíces profundas con reservas de cara a épocas adversas (mayor resistencia a la sequía).
• Utilizar mezclas de semillas de césped resistentes a la sequía, sobre todo que lo sean en pleno verano (momento más crítico en el clima mediterráneo).
• Adaptar la forma de los prados a los sistemas de riego, formas geométricas evitando curvas.
• Descartar la utilización del césped en zonas irregulares (con pendientes y con hoyos).
• No col • colocar césped en taludes de más del 40%.

Cespitosas

La mayoría de céspedes mediterráneas aguantan bastante bien la sequía

• Un primer grupo estaría formado por semillas procedentes de climas subtropicales, todas son gramas y presentan latencia invernal (amarillean en invierno), son muy adecuadas para nuestro clima pero estéticamente se alejan del concepto de césped clásica: Cynodon dactilon (Hierba de las Bermudas), Stenotafrum secundatum (Grama americana), Zoysia japonica, Pennisetum clandestinum (kykuyo), Paspalum vaginatum, etc.






• Un segundo grupo proceden de climas secos, no son tan resistentes como las del grupo anterior, pero estéticamente se aproximan más al concepto de césped clásica, reciben el nombre de céspedes ornamentales resistentes. Ordenadas de mayor a menor resistencia son: Festuca arundinacia, Poa pratensis, Lolium perenne, etc.

Normalmente para obtener un césped ornamental resistente se utiliza mezcla semillas de las tres anteriores, una proporción común es; 70% festuca, 10% POA y 20% Lolium (el% es en peso, así que no necesariamente indica la cantidad de semilla directamente, pues la POA tiene una semilla que pesa muy poco).

• El tercer grupo lo conforman especies con mayor necesidad de riego y estéticamente cumplen mejor con los requisitos del césped clásica: Festuca ovina, Festuca rubra y Festuca reptans. Toleran bastante la sequía y para zonas de sombra.
• Las semillas del césped clásica se desaconsejan para "Xerojardinería" en el clima mediterráneo, en cambio se adaptan bien en zonas como Galicia y la Cornisa Cantábrica. Dentro de este grupo está el Lolium moltiflorum, Agrostis tennuis y Agrostis palustris. Estas especies necesitan más riego que las otras y se utilizan menos.

Riego

Sistemas de riego un xerojardí debe tener un riego eficiente, por eso hay que ponerse en manos de un profesional especializado. Se intentará economizar al máximo el agua, estudiar las necesidades de las plantas y que los tipos de sistemas sean los más adecuados, por ejemplo, hacer ollas en taludes plantados con arbustos. El jardín se dividirá en tres zonas de acuerdo con la cantidad de agua necesaria:

Zonas de bajo consumo, sólo se regará en la etapa inmediatamente posterior al trasplante. Una vez la implantación esté realizada, las plantas de esta zona deben sobrevivir con la pluviometría de la zona (palmeras, cactus, plantas crasas, etc.). La implantación puede durar un año aproximadamente.

Zonas de consumo moderado, en este sector se regará sólo en periodos de sequía y cuando las plantas manifiesten estrés (se identifica porque purgan hojas, pierden textura, etc.), Por lo tanto esta parte del jardín estará observada especialmente por el jardinero.

Zonas de consumo elevado, esta zona es la destinada a plantas de temporada (geranios, ciclámenes, pensamientos, petunias, etc.), Planta vivaz no resistente y prados de césped.

El césped se debe tratar de forma independiente del resto, con sistemas específicos, normalmente aspersores (zonas grandes y geométricas) y difusores (pequeños prados y / o formas irregulares).

Para zonas de arbustos es recomendable utilizar sistemas de goteo enterrados, tipo Tech-line.

Para grupos de flor lo más adecuado son los microdifusores y microaspersores, pues se trabaja a menudo y el Tech-line sería una molestia.

Todos los sistemas deben tener un sector independiente con un tiempo diferente, por ejemplo los difusores tendrán un tiempo menor que los aspersores que riegan toda la superficie a la vez.

El riego manual no es necesario reservarlo únicamente para el período de implantación, es adecuado también en zonas de consumo moderado, por lo tanto dotaremos el jardín de bocas de riego suficientes, esto resultará eficaz desde el punto de vista del ahorro.

No es recomendable utilizar especies arbustivas y arbóreas en las zonas de césped, ya que éstas presentan unas necesidades hídricas sensiblemente diferentes.

Se considera importante aprovechar al máximo el agua de lluvia, por lo tanto, si es posible, se adoptarán algunas medidas adicionales:

• Recoger el agua de los tejados.
• Canalizar el agua dentro del jardín para llevarla a las zonas que más la necesiten.
• Hacer hoyos para regar plantas arbustivas y árboles.
• Ordenar las superficies de plantas vivaces y arbustivas para impedir que el agua de caída se escape de los parterres.
• No regar si ha llovido.
• Pueden instalar sistemas de riego con sensores de humedad capaces de cortar el riego cuando éste no es indispensable.

Se sustituyen los grupos de planta de temporada para plantas mediterráneas o adaptadas que tienen menores necesidades en cuanto a riego y mantenimiento, por ejemplo, romero, salvia, retama, durillo, pistacho, lentisco, madroño, etc.

Se procurará evitar regar cuando hace sol.

Tener siempre la tierra lijada en grupos de plantas, ya que la tierra compactada evita que el agua penetre en profundidad, además se conserva mejor la humedad y disminuye el vertido.

El sistema Tech-line consiste en una red de tubos en toda la superficie a regar, instalada a una profundidad entre 20 y 40 cm, en función del tipo de suelo se separan más o menos, de 40 a 60 cm (si el suelo drena bien se separan menos), la profundidad también varía de acuerdo con la capacidad de drenaje del suelo. Funcionan a baja presión (1,5 Kg.), por lo tanto habrá que • colocar una reductora de presión para que no se rompan o dejen de funcionar las goteras y que no se salgan los tapones de los extremos de los tubos. Normalmente el tiempo de funcionamiento adecuado es de entre 45 y 60 minutos.

Utilización de "mulching: Es una especie de" cojín ", similar al manto natural que hay en los bosques, con él se naturaliza la zona a la que se aplica, se mejoran la estética y las condiciones del suelo; se utiliza en parterres o grupos de arbustos, consigue que se conserve mejor la humedad ya que evita el contacto directo del sol y el aire con el terreno. Puede ser orgánico (corteza de pino triturada) o inorgánico (tierra volcánica).

El "mulching" se denomina acolchado en español.

No se concibe la Xerojardinería sin utilizar el mulching. Es un material que puede ser orgánico o no, que está pensado y se manipula para cumplir unas necesidades:

• Evita la pérdida de agua en superficie, conserva la humedad.
• Suaviza la temperatura del sol, en invierno aumenta la temperatura y en verano la disminuye.
• Evita la reflexión del calor del suelo hacia las plantas.
• Evita la formación de la corteza, mantiene menor índice de compactación del suelo.
• Tiene valor ornamental.
• Disminuye la acción del viento.

De todas formas las tres razones más importantes para la utilización de acolchado son: conservar la humedad, dificultar la aparición de malas hierbas y ahorro de las operaciones de lijado.

Según su naturaleza puede ser:

• De origen orgánico, paja, restos de poda, hojas de pino, hojas en general corteza de pino, etc. Ventajas, no es necesario recambiar periódicamente para que se degradan solos, son más económicos. Desventaja; duran menos.
• De origen inorgánico, tierra volcánica, grava, arcilla expandida, marmolina, plástico. Ventaja; duran más. Desventajas; hay que recambiar periódicamente y en general son más caros.

Para que sea efectivo debe tener un espesor de entre 5 y 10 cm en todo un parterre, para elementos aislados colocar a la base.

Antes de colocar el acolchado lijar o cavar y quitar las malas hierbas, para que sea lo más efectivo posible.

Inconvenientes:

• Puede favorecer las enfermedades criptogámicas (hongos desarrollados dentro de la planta)
• Pueden aparecer raíces superficiales.
• Algunos son inflamables, hay que tenerlo en cuenta para grandes superficies.
• A veces dificultan la operación de quitar las malas hierbas.

Mantenimiento adecuado: si se trata de un jardín privado tendremos una lista de trabajos a realizar por orden preferencial: 1 º Limpieza, 2 º Reg., 3 º Eliminar malas hierbas y segar, 4 º Poda, 5 º Abono y 6 º Control de plagas.

Criterios básicos a seguir:

Por un lado utilizaremos pocos abonos y productos químicos en general. La poda se realizará de manera superficial. Utilizar racionalmente el agua. Observar diaria y minuciosamente el jardín. En la medida de lo posible que el jardín s'automantingui.

La limpieza: se realizará cuando sea imprescindible. Por ejemplo sobre el césped barrer las hojas y no en zonas arbustivas y arboladas, donde no es tan necesario.

Abono: partir del análisis previo de la tierra, el nitrógeno puede variar, en primavera y otoño hay más cantidad, el fósforo y potasio son más constantes. Planificar el abonado según las plantas, será diferente en tipo y frecuencia si se trata de una zona de césped que si es una zona arbustiva.

Riego: se planificarán los sistemas de acuerdo con las necesidades de las plantas. Se repararán de manera inmediata las averías en aspersores y otras partes del sistema de riego.

Utilizaremos césped rústica porque necesitará menor mantenimiento, riego, abono, siega, etc.

Poda superficial: cortar las ramas secas o estropeadas inmediatamente. No se trabajará en "corte par", así no se notará tanta diferencia entre las zonas trabajadas y las que no lo están. Se evitarán las podas drásticas para que esto produce un aumento de necesidad de abono y agua, sólo se justifica este tipo de podas si son para aclarar y dar claridad a otros árboles, o arbustos con flor estival en rama nueva, por ejemplo bignoniàcies y malváceas en general.

Siega del césped: siega alta en 40 o 50 mm, para eso están para las semillas que utilizan, de esta manera se conserva mejor la humedad y es más resistente a las pisadas y los golpes. Se realizará una conservación adecuada de la segadora. Las festucas enanas son las que necesitan menor siega. Básicamente se trata de segar menos veces y más alto.

Plagas y enfermedades: observar minuciosamente para actuar antes que las enfermedades o insectos se conviertan en plagas, tratarlos con métodos biológicos o químicos según el tipo de plaga y cuantía. Ejemplo el pulgón con agua jabonosa, ortigas o algún fitosanitario ecológico y el gusano del césped con Volatón. Para prevenir plagas y enfermedades es adecuado tener diversidad de especies.

Beatriz López Castro

Bibliografía:

Xerojardinería. Compendio de horticultura. Silvia Bures