martes, 13 de octubre de 2009

Diseño de jardines



El jardín es un espacio de ocio con un orden estético que define su personalidad. El jardín no es un espacio estático y este elemento de cambio y sorpresa es la esencia de la jardinería.

La planificación es la clave para la creación de un jardín bonito y agradable. El sentido de la unidad y el estilo, del equilibrio y la proporción en armonía con el entorno son básicos a la hora de crear un todo coherente.

Diseño y Construcción

El objetivo principal de un jardín bien diseñado debe ser proveer un espacio particular que satisfaga las necesidades y los gustos de las personas que lo disfrutarán.

En jardinitis.com, cuando diseñamos un jardín tenemos en cuenta los elementos estructurales, el tipo de plantas escogidas, su disposición y también las características del terreno y su orientación, que determinarán las posibilidades a la hora de diseñar el jardín.

Una vez realizado el estudio detallado del emplazamiento, hay que escoger el estilo del diseño: espacios abiertos y diáfanos, jardines más secretos y divididos, zonas simétricas y formales o formas irregulares y fluidas. Pero sea cual sea el estilo elegido, informal y alegremente caótico o elegante y formal, un diseño de éxito es el resultado de una planificación cuidadosa.

La combinación entre diferentes materiales, estructuras arquitectónicas, elementos decorativos y vegetación debe dar como resultado el jardín que responda a las necesidades de cada caso. Nosotros utilizamos los materiales de manera hábil y respetuosa para conseguir que encajen unos con otros, con el conjunto del jardín y con el contexto en el que se encuentra

La planificación debe ser un procedimiento lógico para crear un diseño que combine la idea de lo que se desea con la funcionalidad y las posibilidades reales del emplazamiento del jardín.

Una vez el jardín haya sido creado, será necesario continuar el proceso de diseño para seguirlo adaptando y realzando a medida que crece y se desarrolla.

El diseño de un jardín debe tender a ser sencillo. Los jardines más impresionantes suelen ser los que tienen elementos básicos que armonizan perfectamente con la casa y el entorno donde se encuentran.





También hay factores más bien prácticos que deben tenerse en cuenta a la hora de diseñar un jardín, las nuevas tecnologías pueden condicionar la disposición de los elementos, la necesidad de crear rincones adecuados para trabajar con el ordenador, el acceso a la corriente eléctrica, la colocación de mesas y sillas, la sombra de los árboles.





Basta con observar la gran cantidad de productos, tipo de superficies, ornamentos y mobiliario que hay disponibles en el mercado para saber que existe el peligro de acumulación de objetos y materiales, o de reproducir en un nuevo emplazamiento lo que hemos visto y que nos gusta. La explicación es muy sencilla, históricamente los jardines se construían con materiales locales perfectamente adaptados al entorno. Con ello se conseguía rápidamente una sensación de armonía agradable que incluso actualmente nos transmiten.