martes, 10 de agosto de 2010

El abonado del césped. Productos COMPO


El césped está siempre en continuo crecimiento y regeneración. Las siegas y el pisoteo frecuentes aumentan sobremanera sus exigencias nutritivas y hacen imprescindible un correcto abonado para conseguir un césped de elevada calidad.
El abonado puede ser de dos tipos:
Abonado de fondo
Es el abonado que se realiza en el momento de la preparación del terreno y se incorpora con el resto de aportes de materia orgánica y correctores del suelo.Se deben utilizar abonos completos de liberación lenta tipo COMPO FLORANID® Abono Césped Implantación y Regeneración, que aseguran una nutrición ajustada a las necesidades del césped durante un largo período de tiempo (2 o 3 meses) y que aportan otros nutrientes básicos para su desarrollo futuro, aparte del propio nitrógeno.
Abonado de mantenimiento
Una vez instalado el césped, se deben aportar continuamente los nutrientes que necesitará. Si bien antiguamente se solía abonar el césped muy a menudo con abonos ricos en nitrógeno muy soluble, hoy en día se deben utilizar abonos de liberación lenta tipo COMPO FLORANID®, que aseguran una nutrición ajustada a las necesidades del césped durante un largo período de tiempo (2 o 3 meses), sin riesgos de quemaduras. Actualmente ésta es la opción más utilizada en la mayoría de céspedes de toda Europa.
COMPO FLORANID® Abono Césped
¿Cómo actúa?
COMPO FLORANID® Abono Césped contiene una molécula orgánica de liberación lenta denominada ISODUR®, que libera el nitrógeno uniformemente durante 2 o 3 meses, en función de las exigencias y necesidades nutritivas del césped. De esta forma, se evitan los problemas de los abonos tradicionales, donde es difícil conseguir una nutrición equilibrada, dado que aportan el nitrógeno en formas muy solubles, que son rápidamente lavadas por el agua de la lluvia y del riego (con pérdidas de hasta un 90% del nitrógeno útil).
Ventajas
- Se evitan los problemas de carencias (amarilleamientos y debilidad del césped) o excesos de nitrógeno (quemaduras).
- Resulta más económico al reducirse drásticamente el número de abonados. Un abonado en forma de liberación lenta (para 2 o 3 meses) equivale apróximadamente a 4 o 5 abonados convencionales.
- Hace que las raíces sean más resistentes y desarrolladas, reforzadas por la constante presencia equilibrada de nutrientes que se van liberando de los gránulos.
- Reduce las pérdidas de nitrógeno por lavado, minimizando la contaminación de las aguas subterráneas (capas freáticas) a causa del exceso de nitratos, por lo que su acción resulta ecológica.
- Aumenta la resistencia a los ataques de plagas y enfermedades, al estar el césped nutrido de manera totalmente equilibrada.
Cómo y cuándo abonamos
El abonado se efectuará después de 1 o 2 días de haber realizado una siega (el césped debe estar corto y bajo).
El abono se esparcirá siempre en ausencia de viento.
Las épocas recomendadas para abonar el césped son aquellas en que el césped realiza sus crecimientos más importantes:
Primavera (ahijamiento y estolonización de las plántulas). La primavera es una fase de regeneración muy importante para el césped, es el periodo en el que las plantas tienen una mayor demanda de nutrientes.
Otoño (reforzamiento de los sistemas radiculares), es el momento en el que se detiene el crecimiento de las hojas. La fertilización de finales de otoño es muy beneficiosa para los céspedes castigados por el invierno y potencia el crecimiento y regeneración radicular. El césped resiste mejor el invierno y tiene más reservas para la primavera.