lunes, 8 de noviembre de 2010

Invernaderos de jardín

Los invernaderos son elementos arquitectónicos muy utilizados en el diseño de jardines. Además de su valor práctico suponen construcciones muy estéticas, luminosas y de múltiples usos.

En climas fríos, podemos utilizar un invernadero para resguardar las plantas más delicadas en invierno, pero también podemos usarlos para cultivar nuestras propias plantas.

Se utilizan invernaderos para cultivar el plantel para el huerto, para avivar plantas de temporada y llevar a cabo transplantes de plantas delicadascomo orquídeas.

Un invernadero aprovecha el efecto producido por la radiación solar, producida por el sol que, al atravesar un vidrio u otro material traslúcido, calienta los objetos que hay adentro; estos, a su vez, emiten radiación infrarroja, con una longitud de onda mayor que la solar, por lo cual no pueden atravesar los vidrios a su regreso quedando atrapados y produciendo el calentamiento.

Las emisiones del sol hacia la tierra son en onda corta mientras que de la tierra al exterior son en onda larga. La radiación visible puede traspasar el vidrio mientras que una parte de la infrarroja no lo puede hacer.

También sirve para evitar la pérdida de calor por convección y conservar un elevado grado de humedad ambiental (muy importante para la germinación de semillas).

Podemos instalar invernaderos de cualquier medida y material, aunque los más habituales son de cristal y armadura metálica.

En jardinitis hemos introducido estos elementos arquitectónicos en algún diseño propio, como en este jardín de Vallvidera (barcelona), con un huerto de grandes proporciones en el jardín y una amplia zona dedicada al compostaje y producción de plantel.

A lo largo de la historia del paisajismo, es difícil encontrar un gran jardín urbano que no incorpore algún invernadero, algunos de proporciones y estilo realmente fascinantes, como los que mostramos a continuación.

Jardines de La Ciutadella (Barcelona), obra del 1883-87 proyectada por Josep Amargós. Es un edificio de tres naves, la central más elevada, con una estructura de hierro y vidrio. Los elementos decorativos, de inspiración clasicista, también son de fundición. Actualmente se utiliza como sala de exposiciones.


Otros célebres invernaderos en el mundo: