lunes, 13 de diciembre de 2010

Azoteas ajardinadas

La idea de aprovechar las azoteas de los edificios para instalar jardines es ya vieja. Una vez se han superado los inconvenientes de aislamiento y protección del suelo, la plantación en la azotea es igual que la plantación en jardineras.

La integración de las construcciones con el entorno local es mucho más facil si se cubre el edificio con vegetación


Aunque también hay la posibilidad de constuir un parque ubano para el uso y disfrute de la gente que uiliza el edificio.

Las posibiilidades de utilización de la superfície que recubre el edificio y la utilización del sol nos permiten muchos tipos de cultivo, aunque siempre hay que tener en cuenta que hay especies que soportan mejor que otras las condiciones ambientales.

Se recomiendan especies que soporten bien la insolación, la falta de agua debido a la poca profundidad del suelo, las altas temperaturas en verano, el frío en invierno, etc.


Aunque las especies escogidas tengan rangos amplios de todos los parámetros, se recomineda siempre la instalación de riegos automáticos. Al suministrar agua de riego las plantas sufren menos estrés y no hay bajas una vez está establecido el jardín. 

Si no se hace una instalación de riego, hay la posibilidad que al canviar las condiciones haya muchas bajas de según qué especie y al dejar un espacio vacío este sea conquistado por otras especies, que a su vez también morirán al cambiar las condiciones de agua o temperatura. Esto significaría un empobrecimiento del jardín porque solo sería habitado por especies oportunistas

De la misma manera que es importante el suministro de agua, también lo es el drenage para que nunca quede el agua encharcada, que probocaría el ahogamiento de las raíces.


En los grandes edificios de las ciudades son un pulmón verde entre el asfalto. Un pulmón que evitará las altas temperaturas en verano y la fijación de una parte del dióxido de carbono producido por la actividad humana.


Un huerto o un espacio de relazación pueden ser el complemento de los espacios que ofrece el edificio a sus habitantes.