sábado, 30 de enero de 2010

Pintura para césped

Este producto especialmente formulado vuelve a dar un aspecto verde, sano y natural a los céspedes descolorados o en inactividad.
Puede utilizarse para colorear el suelo que soporta el césped. Forma parte de los productos que un gestor de espacio verde debe siempre tener en existencias con el fin de hacer frente a situaciones imprevistas.

USO: Aplicación sobre césped: 1l. de producto en 8 a 10 l. de agua, para tratar de 100 a 300 m2. Hidrosiembra: 2,5 l. de producto en 1000 l. de agua añadido durante el relleno de la cuba. Aplicación sobre arena: 1 l. de producto en 1 l. de agua para colorear 250kg de arena. Método de dilución: Llenar la cuba a mitad con agua pura. Empezar la agitación y añadir la cantidad requerida de pintura verde. Completar la cuba al nivel indicado. Envase: 1 l.

La turba

La turba es un material vegetal de un color marrón oscuro muy utilizado en jardinería como sustrato para las plantas. La descomposición lenta y anaerobia de la materia orgánica vegetal en un terreno saturado de agua en propicia su formación.

En las turberas la parte más superficial de la materia vegetal se va descomponiendo anaerobicamente y la lignina y la celulosa pasan a transformarse en turba, que se va sedimentando bajo capas nuevas de materia vegetal. Con el tiempo se convertirá en carbón mineral.


Es un proceso lento por la poca actividad microbiana de putrefacción que hay a causa de la acidez del agua y la baja concentración de oxígeno. Se calcula que la turbera crece a un ritmo de entre uno y 10 centímetros cada cien años y forma un terreno llamado histosol.

La turba oligotrófica se forma a partir del musgo Sphagnum. Se da en lugares fríos y lluviosos y es un sustrato para la horticultura con un pH ácido (por debajo de 4'5) muy rico en carbono y pobre en nitrógeno.

La turba mesotròfica se forma a partir de otros vegetales como las gramíneas y se da en lugares más cálidos.

El uso principal es en jardinería por el ph que tiene, la porosidad y la capacidad de retención de agua. Esto aporta unas características de estabilidad, que junto con la ligereza y la falta de semillas de especies vegetales, hace que sea el sustrato idóneo para plantas de jardinería.

Otros usos que puede tener son como combustible en el proceso de elaboración del whisky, como lecho por los establos de los animales, y antiguamente para la construcción de casas en lugares donde la madera es escasa como en Islandia.
Su uso indiscriminado puede acarrear problemas medioambientales y es por eso que su explotación está regulada por legislaciones estrictas. Las turberas son abundantes en regiones el norte de Europa, de Siberia y de Canadá, pero también en Malasia y Borneo. Las grandes dimensiones que tienen son reservorios importantísimos de carbono y materia orgánica, esto hace que a veces haya incendios subterráneos que pueden llegar a quemar durante décadas enteras.

Una curiosidad: las características del proceso de descomposición de la materia orgánica en las turberas hacen que sea tan lenta que incluso se encontró un cuerpo humano en proceso de momificación natural en la población de Tollund, en Dinamarca. El hombre de tollund fue descubierto en mayo de 1950 por unos trabajador de la turba y su estado de conservación era tan bueno que se creyó que se trataba del cadáver de una persona fallecida recientemente. Actualmente se conserva en Silkeborg Museum de Dinamarca.

martes, 26 de enero de 2010

Los árboles frutales.

El invierno es la época de plantación de árboles frutales.


La parada vegetativa invernal es la época idónea para la plantación de árboles en su lugar definitivo. Aprovechamos el letargo invernal para extraer los árboles del lugar donde crecen y se plantan en macetas para la posterior plantación en el lugar donde crecerán.
En invierno los árboles, principalmente los caducifolios, se presentan en raíz desnuda, con malla metálica en las raíces o en contenedor. Es la época de hacer las plantaciones.

Los árboles frutales se presentan en macetas de cinco litros, con la cruz a un metro y medio la altura y tienen una edad de tres años. Cerezos, manzanos, perales, ciruelos, almendros, caquis, nísperos, higueras, granados, olivos, melocotoneros, son algunos de los frutales que encontrará.


A la hora de hacer la plantación debe sumergirse en el agua durante cinco minutos, después se ha de extraer de la maceta y se debe plantar en un agujero el doble de grosor de la maceta y con tierra vegetal. La superficie del suelo debe quedar a la misma altura que tenía en la maceta, y en ningún caso se debe enterrar el injerto que hay en la base del tronco del árbol.

CULTIVO DE SETAS SILVESTRES. Pleurotus (Pleurotus ostreatus)

Las semillas de Pleurotus son el resultado de varios años de investigación sobre el cultivo de hongos saprófitos. Han sido creadas con el objetivo de facilitar la inoculación de troncos y tocones. Permiten el cultivo casero y semi-industrial de esta seta. Se presentan en bolsas conteniendo micelio crecido sobre grano. Los árboles más adecuados son los de madera blanda, especialmente el chopo. Otros son el álamo blanco, las moreras, nogales, algarrobos, sauces y en menor grado, la encina y el roble. En ningún caso deben emplearse el pino, fresno o alisos.


Preparación de los troncos

Los troncos deben cortarse durante el reposo invernal, justo antes del brote primaveral. El diámetro recomendable es entre 20-30 cm. La longitud apropiada es la de 30 cm. No deben emplearse troncos invadidos por otros hongos o por larvas de insectos. Evitar dañar la corteza durante la manipulación. Coloque los troncos horizontales y taladre 2 orificios de unos 2 cm. de anchura por unos 5 cm de hondo. Gire el tronco un tercio de vuelta y taladre dos orificios más. Repita el giro y la operación. Evite que los agujeros conecten entre sí. También pueden hacerse cortes con una motosierra en forma de rodajas o cuñas.


Inoculación

Distribuya parte del contenido del sobre de semillas en un agujero y tápelo con cinta adhesiva de embalaje. Repita en los seis agujeros hasta finalizar la bolsa. En el caso de hacer rodajas o cuñas, cubrir con micelio y volver a colocar el trozo de madera que hemos cortado, fijándolo con un clavo o cinta adhesiva.

Cultivo al aire libre

Escoger zonas sombreadas, no expuestas al viento, que sean frescas en verano. Enterrar los troncos unos 20 cm y a una distancia de 30-40cm entre ellos. Mantener húmedo por aspersión. Iniciarán la producción cuando la temperatura descienda bajo los 18ºC y mientras no hiele, mayormente en otoño, en menor grado en primavera.


Cultivo en interior

La falsa seta de cardo puede cultivarse en cualquier recinto casero, con la condición de que se cumplan ciertos requisitos. Durante la incubación el ambiente debe ser muy húmedo y la temperatura superior a 20ºC. Coloque los troncos verticales, parcialmente enterrados en recipientes llenos de arena (por ejemplo, en cajas de plástico tipo fruta). Si no puede asegurar la humedad ambiental, envuelva los troncos en bolsas de plástico negro, con algunas perforaciones. Riegue la arena de vez en cuando. Destape el plástico al cabo de unos 2 meses y trasládelos a un lugar más fresco para iniciar la producción (terraza, balcón,...)

Recolección

La producción dura de uno a tres años. Las setas deben recogerse cuando inician la producción de esporas, que se acumulan en forma de polvo blanco. La producción total se situará alrededor del 10% del peso del a madera en el momento de la inoculación.

lunes, 25 de enero de 2010

Plantel de hortalizas

Es hora de hacer el plantel de las hortalizas que queremos cultivar en el huerto.

Ahora en invierno es el momento iniciar el plantel de los vegetales que queramos cultivar esta temporada.

Hemos de elegir las especies que nos interesen y adquirir las semillas. Tendremos que prestar atención a las variedades que más nos gustan y que crecen mejor en la zona donde estamos. Hay mucha variedad de especies de plantas de huerta que se comercializan en sobres de pequeño formato:

Para la plantación podemos utilizar cualquier recipiente de poca profundidad y que tenga un agujero de drenaje para el agua de riego. Pero se recomienda hacerlo en yogurteras, que ya son específicas para este uso y son muy fáciles de manejar. Por último, el sustrato que se recomienda para la plantación es a base de turba. Tiene las propiedades de granulometría, retención de la humedad y ph adecuadas para la germinación de las semillas y el desarrollo del plantel.


Lo mantendremos en un sitio sombrío, protegido del frio y con un riego constante.








sábado, 23 de enero de 2010

La heladas en las plantas

En las comunidades mediterráneas el principal factor que normalmente consideramos como limitador en el crecimiento de las plantas es la falta de agua en verano. Pero en las zonas norte y este de la cuenca mediterránea peninsular debemos tener muy presente también los efectos de las bajas temperaturas en los meses fríos, y sobre todo aquellas heladas a finales de otoño o inicio de la primavera, cuando las plantas son mucho más sensibles a las fuertes bajadas de temperaturas.


La resistencia de las plantas al frío responde en parte la especie cultivada y también a su grado de adaptación, pero existen niveles muy diferentes de sensibilidad y de tolerancia en función de su estado fenológico. Se puede considerar temperaturas bajas aquellas que son inferiores a las que permiten la actividad normal de la planta. Por convenio hablamos de helada cuando la temperatura es inferior a 0 ° C a un metro y medio de altura, aunque este punto de vista no es muy cierto para las plantas de origen tropical o subtropical que sufren los efectos perjudiciales antes de llegar a esta temperatura. Según la presencia o no de hielo tenemos un tipo de helada u otro, llamada blanca o negra. Todo depende de las condiciones de humedad ambiental cuando la temperatura del punto de rocío es inferior a los 0 º C. Según las causas que originan la helada también podemos clasificarlas en tres tipos, por advección o invasión de aire frío, por radiación terrestre, o por evaporación, y aunque en un momento determinado lo más probable es que predomine una causa por encima de las demás, en el transcurso de una noche de helada, puede haber una causa inicial y otra distinta al final. A medida que las temperaturas bajan se producen en las plantas una serie de alteraciones: inicialmente un debilitamiento de la actividad funcional, después el desplazamiento de los equilibrios biológicos, y finalmente la muerte celular y la destrucción de los tejidos y los órganos vegetales. Si la congelación es lenta los daños provocados en los primeros estadios son reversibles siempre que la congelación no continúe mucho tiempo. En cambio, si el descenso de las temperaturas es muy acusado en poco tiempo los daños producidos son irreparables.


En el Jardín algunos daños se manifiestan en forma de quemaduras o zonas sin color en las hojas debido a la falta de absorción de agua o por la acción del frío a las raíces superficiales descubiertas. Los troncos también se manifiestan daños superficiales cuando aún no se han podido adaptar al frío con las heladas de final de otoño, o estructurales, que es cuando se observan profundas grietas verticales. Las hojas y los brotes tiernos son los más expuestos a la acción del frío y pueden ennegrecer-en pocas horas, los brotes tiernos quemados son de color marrón, las hojas más expuestas pueden presentar los márgenes quemados, textura de corcho o arrugarse se .


Afortunadamente, los efectos de las bajas temperaturas no tienen porqué ser perjudiciales para todas las plantas. Los hay que necesitan el frío para inducir con garantías su floración acumulando horas-frío, y también hay especies que necesitan la vernalització de sus semillas para germinar posteriormente. No todo es malo, es muy importante recordar que las plantas crean sus propios mecanismos de resistencia al frío mediante la concentración de zumos que hacen bajar, de esta manera, el punto de congelación del agua dentro de la planta, y también mediante cambios fisiológicos celulares con las descargas progresivas de las temperaturas, lo que da lugar al fenómeno que se coñeéis como endurecimiento. El hombre conoce los mecanismos de defensa de las propias plantas, los daños producidos en función del tipo y de la duración de las heladas y sus efectos beneficiosos, aunque ha de ayudar a aquellas plantas más sensibles a resistir el frío. Por eso debemos tomar medidas preventivas para no dejarse nos sorprendió en los momentos más delicados. Por lo tanto, tenemos que planificar las plantaciones en función de las zonas de potencial riesgo de helada, y principalmente, estar atentos a las previsiones meteorológicas, o utilizar mulch de hojarasca seca alrededor del cuello, protegerlas del viento, cubrirlas con mantas térmicas por la tarde y sacar en el mañana, y regarla con precaución.