jueves, 24 de febrero de 2011

Consejos para resembrar el césped

Cuidado del césped - Jardinitis.com
La mejor época para plantear una resiembra en profundidad del césped es a principios de primavera y a principios de otoño. Después de la latencia hivernal o del estrés del verano, las superficies de césped necesitan un saneamiento, escarificado, abonado y resiembra.
Los consejos que planteamos en este artículo hacen referencia sólo a la resiembra, a pesar de que esta tarea va muy relacionada a las otras y todas son recomendables para mantener el césped en su estado más óptimo.
Cuidado del césped - Jardinitis.com
Si existen calvas en el césped, esto puede ser consecuencia de varios factores, aunque el principal es la superficie irregular del terreno. Un césped mal nivelado provoca una distribución desigual del agua de riego y esta se acumula en algunas zonas y compacta la superficie haciendola impermeable. No podemos limitarnos a tirar semilla en estas calvas y taparlo con recebo o arena, ya que si la base está apelmazada y no drena bien, esta semilla no germinará. En primer lugar, el agua se acumulará, la semilla flotará y se desplazará.
Cuidado del césped - Jardinitis.com
Esto se puede evitar si escarificamos la superficie de las calvas debidamente con una herramienta manual. También podemos agujerear la calva con una horca y añadir arena de silice en los agujeros. Si no rellenamos estos agujeros con arena, la tierra se compactará y no servirá de mucho. El objetivo de este sistema es airear la tierra en estas calvas y favorecer el drenaje del riego.
Cuidado del césped - Jardinitis.com
Si el terreno está muy desnivelado tendremos que plantear un escarificado a motor en profundidad y una enmienda posterior con arena por toda la superficie del césped hasta conseguir un nivel uniforme. Una vez conseguido, podremos proceder a la resiembra, pero no antes.
Cuidado del césped - Jardinitis.com
Si el césped no presenta calvas pero está todo él empobrecido, claro y poco denso, haremos lo mismo: escarificado, nivelado, resiembra, recebado y abonado en profundidad.
Si el césped lleva muchos años plantado, es posible que el terreno se haya compactado en exceso a consecuencia del pisoteo y la propia evolución del jardín. En este caso, si no queremos plantearnos una nueva siembra, es imprescindible realizar, previo al tratamiento anteriormente indicado, una aireación del terreno a motor. Esto consiste en una máquina que arranca cilindros de tierra del césped de hasta 10cm de profundidad y 0,5cm de ancho. Una vez tenemos estos agujeros hechos, procedemos a su retirada manual con un rastrillo. Acto seguido, esparcimos una buena cantidad de arena de silice (arena blanca muy fina que penetra fácilmente en estos agujeros evitando la compactación futura y asegurándonos un perfecto drenaje del césped). Acontinuación podemos escarificar, ressembrar, recebar y abonar.
Cuidado del césped - Jardinitis.com
La semilla escogida ara la resiembra puede variar en función del césped que tengamos. Siempre es recomendable escoger la misma variedad sembrada, pero a menudo resembramos jardines tan envejecidos que resulta imposible saber la variedad sembrada en un principio, e incluso si la conocemos tampoco merece mucho la pena, ya que el césped evoluciona con los años y en función de las condiciones proliferan más unas especies que otras y al final tenemos una mezcla que poco o nada tiene que ver con la original.
Cuidado del césped - Jardinitis.com
En estos casos podemos escoger una mezcla rústica o de resiembra a base de Ray Grass (Lolium perenne), Festuca o Poa. Estas variedades crecen rápido y al cabo de un tiempo acabarán convirtiéndose en el mismo césped del resto del jardín.
Si sembramos un césped convencional a base de Poa, Ray Grass y Festuca en una zona de clima cálido o mediterraneo, podemos plantearnos la resiembra con alguna variedad de semilla de césped macroterme, mediterráneo o C4 como la Zoysia japonica, el Paspalum vaginatum o la Bermuda híbrida. 

Cuidado del césped - Jardinitis.com
Estas variedades son de muy lenta implantación en semilla, pero tratándose de una resiembra, pueden irnos muy bien, ya que a la larga son más rústicas y resistentes que las variedades convencionales y acabarán imponiéndose. Además, presentan una característica ideal en lo que se refiere al mantenimiento y es que son gramíneas de crecimiento longitudinal del tallo. Esto quiere decir que son voraces invasoras y que regeneran calvas próximas e invaden la superficie total del césped de forma horizontal, creando céspedes densos, tupidos y sin calvas. 
Zoysia japonica - Jardinitis.com
Crecen menos, hay que segarlas menos, tienen un mantenimiento menor, no precisan casi abono y pueden llegar a regarse en pleno verano del orden de una vez cada dos o tres días y sin riego a penas de septiembre a abril.

Más información: http://blog.jardinitis.com/search/label/C%C3%A9sped

2 comentarios:

Isabel Alguacil-paisajista dijo...

Muy buen resumen! Gracias!

jardinitis dijo...

12 cuidando céspedes, algo se aprende.. gracias!