sábado, 26 de febrero de 2011

Plantas mediterraneas

El clima mediterraneo se caracteriza por un verano muy caluroso, un invierno suave y un período de lluvias concentrado en la primavera y en otoño. La vegetación mediterránea está considerada una de las más ricas en diversidad de especies. Se calcula que sólo un 1,7% de las superficie emergente de la tierra presenta clima mediterráneo. En cambio, la flora mediterránea contiene aproximadamente el 25% de las plantas conocidas.
Bougainvillea sp. - jardinitis.com
La cuenca mediterránea no es la única región del mundo con clima mediterráneo, sino que hay otras zonas del planeta, situadas entre latitud de 30º y 40º, en el hemisferio norte y sur, que también tienen clima mediterráneo. Estas regiones son: California, Chile central, la zona más meridional del Sur de África, y el sur y sur-oeste del continente australiano. Esto hace que enconremos plantas mediterraneas originarias de latitudes muy diversas. Pero si nos fijamos bien, nos daremos cuenta de que presentan notables similitudes.
Grevillea sp. - jardinitis.com
Esto se debe a una convergencia evolutiva. Especies de lugares distintos y que no provienen de un ancestro común evolucionan a una morfología muy parecida a consecuencia de que están sometidas a las mismas presiones ambientales, en este caso, un verano seco, un invierno suave y una primavera y otoño lluvioso.
Lavandula angustifolia - jardinitis.com
El principal problema que afrontan estas plantas es la falta de agua y el fuerte calor durante el verano. Para sobrevivir, han tenido que evolucionar a unas hojas pequeñas, peludas, coriáceas, a menudo cerosas o revueltas. De esta manera evitan las pérdidas de agua por evaporación.
Laurus nobilis - jardinitis.com
Las flores son un reclamo de la naturaleza para atraer insectos que serán los encargados de polinizar las plantas. En otros cliemas encontramos flores vistosas, enormes, pero las plantas mediterráneas no pueden permitirse esto, ya que rápidamente se marchitarían, así que las flores son más bien pequeñas, pero a cambio, muchas de estas plantas emanan intensos olores que también contribuyen a atraer a los insectos.
Lavandula angustifolia - jardinitis.com
La época del año en que encontramos más insectos es sin duda en verano. La manera que tienen las plantas de detectar que ha legado el verano, que hay insectos y que es el momento de empezar a hacer flores es con un prolongado período de sequía. Si nosotros, en nuestro jardín regamos siempre igual y de forma abundante, las plantas mediterráneas que tengamos no van a notar este cambio y van a aprovechar la disponibilidad de agua para crecer vegetativamente. El tallo, las hojas y la raíz van a crecer desproporcionadamente y en cambio no van a florecer. Esto es muy típico en jazmines, bougainvilleas y otras plantas vivaces. La solución es dejar de regar y conseguir que el jardín se parezca más a la naturaleza.
Myrsine afrcana - jardinitis.com
Conocer la morfología de las plantas y su relación con el clima y la evolución, nos permite anticiparnos y saber donde va a vivir mejor una planta en nuestro jardín, al sol o a la sombra. Hojas y flores pequeñas, cerosas y peludas, siempre al sol, hojas y flores grandes, verde intenso, a la sombra.
Olea europaea - jardinitis.com
Otra característica del clima mediterráneo es que todas las plantas que enconramos en él son de hoja perenne. Esto se debe evidentemente a que la disponibilidad de agua no está garantizada en ninguna estación y las plantas no pueden permitirse el lujo de dejar caer la hoja en otoño, ya que van a necesitar mucha agua durante la brotación y esto supone un riesgo inasumible. Además, el invierno suele ser suave, por lo que las heladas son muy improbables y las hojas pequeñas y duras con un bajo contenido de agua soportarán mejor las heladas puntuales si es que se producen que las hojas grandes y muy hidratadas.
Rosmarinus officinalis - jardinitis.com
 Las plantas aromáticas comprenden uno de los grupos más nombrosos de la flora mediterránea: el romero (Rosmarinus officinalis) en su variedad erecta o postrada, el tomillo (Thymus vulgaris), la lavanda (Lavandula angustifolia, L.dentata, L.stoechas, L.semidentata), la salvia (Salvia officinalis), la santolina (Santolina chamaecyparissus) y un larguísimo etcétera componen un grupo imprescindible en cualquier jardín mediterráneo. Requieren suelos arenosos con buen drenaje, ni turba, ni tierra vegetal, ni estiércol, suelos pobres y poco abono. El riego tiene que ser abundante en primavera y escaso en verano.
Santolina chamaecyparissus - jardinitis.com
   
Thymus vulgaris - jardinitis.com
La similitud de paisajes entre estas zonas es la fuente de inspiración del Jardín Botánico de Barcelona. En primer lugar, la vegetación en el Jardín se ordena de acuerdo con la procedencia geográfica. En según lugar, se agrupa recreando de una manera artificial las formaciones paisajísticas que se observan en la naturaleza, que reciben el nombre de fitoepisodios. Y para finalizar, los paisajes de bosques se representan en las zonas más elevadas del Jardín, mientras que las comunidades arbustivas se muestran en las zonas centrales y bajas. 
Jardín botánico de Barcelona





Más información: http://blog.jardinitis.com/2010/11/jardines-mediterraneos-jardines.html
Listado de Infojardín de todas las plantas mediterráneas: http://fichas.infojardin.com/listas-plantas/plantas-mediterraneas.htm