lunes, 28 de febrero de 2011

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de diseñar el jardín?

En primer lugar, antes de plantearnos el estilo que nos gustaría dar a nuestro jardín o incluso el tipo de plantas que vamos a plantar en él, es imprescindible preguntarnos qué usos vamos a dar a este espacio de la casa, quién o quiénes vamos a ser los usuarios habituales del jardín y qué actividades nos gustaría llevar a cabo en él. Estas sencillas preguntas no son una tontería. Tenemos siempre muy claro qué vamos a hacer en el salón de la casa, en el comedor, en el dormitorio y en la cocina, y a pensando en estas actividades concebimos el mobiliario y el estilo. Pero a menudo no tenemos muy claro para qué sirve un jardín, qué podemos hacer en él y que necesitamos para poderle sacar el mejor partido.

Diseño de jardines - Jardinitis.com
Si la respuesta a todas estas preguntas es que nos gustaría que todos los miembros de la familia disfrutasen del jardín, es imprescindible concebir una zona para cada actividad, así como el mobiliario y el espacio necesario para llevarla a cabo. Hay que plantearse cuáles son nuestras aficiones y hobbies, qué nos gustaría hacer en el jardín, qué días de la semana y a qué hora. 
Diseño de jardines - Jardinitis.com
Si estamos pensando en que nos gustaría desayunar, comer o cenar en el jardín, tenemos que dedicar un espacio a ello, con un mobiliario permanente separado del resto del jardín en una -por ejemplo- tarima independiente. De esta manera, el riego del césped no mojará los muebles y no supondrá un esfuerzo añadido preparar la mesa cada vez que decidamos comer fuera. En este sentido, también resulta imprescindible plantearse qué tipo de sombra vamos a necesitar. A menudo, en zonas mediterráneas, los jardines no se usan hasta la noche debido al calor. Esto puede solucionarse proporcionando a la zona de comerdor del jardín una espesa sombra con un grupo de árboles de hoja caduca que nos van a dejar pasar los rayos del sol en invierno. También podemos colocar un toldo, aunque en este caso la sombra no resultará tan fresca como -por ejemplo- debajo de un grupo de moreras, sauces o tipuanas.
Diseño de jardines - Jardinitis.com
Un jardín nos ofrece también la posibilidad de practicar algunos hobbies interesantes como el cultivo de un huerto o de frutales -no necesitamos muchos metros, a veces con un espacio de 4 o 5m2 es suficiente y si delimitamos el huerto con una pequeña valla de madera o un seto de boj vamos a contribuir además a crear un punto de interés estético añadido-, o una colección de rosales, o un pequeño jardín japonés con arces de colores intensos y algún ejemplar de bonsai, o cualquier otro que se nos ocurra. Disponer de espacio al aire libre es un privilegio y una oportunidad para realizarnos con nuevas aficiones.
Podemos pensar en la instalación de una pequeña piscina, incluso desmontable o hinchable si no queremos sacrificar para siempre una zona del jardín, o un spa de exterior para el invierno. Un rincón con agua, un pequeño estanque o una fuente decorativa también constituyen elementos únicos de diseño que van a proporcionar harmonía y movimiento al jardín.
Diseño de jardines - Jardinitis.com
Un jardín debe tener sin duda un componente contemplativo en su diseño, pero este no debe ser el único. Podemos concebir espacios de un cromatismo sorprendente, combinando especies de diferentes colores, de hoja o macizos de flores silvestres o parterres de flor de temporada uniformes y monoespecíficos, pero lo mejor será delimitar estos focos de atracción a aquellas partes del jardín más expuestas a la vista. Por ejemplo, la zona de entrada, el fondo del marco de una ventana de una habitación o cocina o el fondo de las vistas del salón. Pero àra el resto de rincones, es mucho más útil pensar en un uso alternativo al estético. 
Por ejemplo, un rincón del jardín, puede resultar un espacio único para el reposo si colocamos un banco bajo un árbol, o una hamaca colgada a la sombra entre dos árboles. En un rincón como éste podemos leer un libro, descansar o hacer la siesta alejados del ruido.
Si en el jardín hay niños, hay que pensar en un espacio abierto y soleado con césped para jugar y correr sin miedo a las caídas, pero también en una casita de madera, un columpio colgado de un árbol o un arenero, así como en una mesa con bancos a su medida para actividades más tranquilas como dibujar o jugar a un juego de mesa. Un columpio colgado de un árbol -por ejemplo- no tiene porqué ser usado sólo por niños. O si pensamos en construir un arenero, una buena idea puede ser delimitarlo con traviessas de madera y hacerlo a una altura de unos 40cm. Esto permitirá crear al mismo tiempo un banco y en cuanto los niños crezcan, podemos fácilmente convertir el arenero en un parterre de aromáticas, plantas vivaces e incluso en un pequeño huerto de fácil mantenimiento.
En la mayoría de los jardines, son habituales los pasillos -laterales de la casa-. No tiene mucho sentido sembrar césped en estas zonas, ya que son de difícil mantenimeinto y son muy transitadas, por lo que el césped va a sufrir mucho. Podemos colocar grava de río, marmolina, granito o arena compactada. Si queremos una composición más especial, podemos marcar el paso con losas irregulares entre la grava e incluso crear un foco de atención al final del pasillo para dar la sensación que éste se dirige a algún sitio interesante. Podemos colocar al final del pasillo un elemento arquitectónico decorativo como una vasija, un pozo, un tronco seco, una figura decorativa, una piedra grande o una planta ejemplar como un olivo, cycas o bonsai gigante.
Es importante que el estilo del jardín vaya acorde con el de la arquitectura de la casa y la decoración interior. Además, si no queremos desanimarnos pronto o fracasar en el intento, debemos tener muy claro que el mantenimiento es imprescindible pero que hay que optimizarlo reduciendo la superficie de césped al mínimo necesario, escogiendo variedades adaptadas al clima de bajo mantenimiento y poco riego, reducir al mínimo las especies de temporada que habrá que cambiar dos veces al año, escoger arbustos de crecimiento lento o controlado, árboles de tamaño medio o grande para aquellas zonas que queremos de sombra, evitar las zonas de tierra limpia para evitar la aparición de malas hierbas -podemos colocar gravas, corteza de pino en parterres o plantas tapizantes en taludes-, evitar las especies delicadas, así como informarnos muy bien del tipo de plantas idóneas para la zona y el clima -para esto podemos fijarnos en todas las plantas del vecindario o parque públicos y probar de averiguar el nombre de las que nos parezcan más bien adaptadas.
Diseño de jardines - Jardinitis.com