sábado, 19 de marzo de 2011

El césped. La revovación del césped

En 6 pasos
A menudo cuando llega el buen tiempo y empezamos a disfrutar del jardín, nos encontramos con un césped con un aspecto poco atractivo. Las condiciones climáticas extremas, los animales domésticos, las malas hierbas, el musgo, las enfermedades y las plagas, todos ellos son factores que lo debilitan y dañan. A menudo lo solucionamos con una resiembra localizada en las zonas más dañadas y algo de abonado que funciona como un maquillaje superficial. Sin embargo si se quiere mejorar realmente este elemento del jardín se recomienda hacer una puesta a punto más profunda. Los resultados, mucho mejores.

 

Se recomienda realizar la renovación del césped en primavera u otoño, cuando las temperaturas son menos extremas.
Estos son los pasos que hay que seguir:
1. Cortar bajo, para optimizar las operaciones posteriores y eliminar una gran parte de malas hierbas.
Para ello debemos regular la altura de corte del cortacésped a 3 cm. Es muy recomendable tener las cuchillas bien afiladas para evitar desgarros en las hojas.
2. Tratar, para eliminar el musgo que aparece en las zonas húmedas del césped.
Trate las zonas afectadas con un producto antimusgo. Para suprimir las malas hierbas, aplique un herbicida específico para césped, cuando la temperatura sea superior a los 15°C.
Tan pronto como el antimusgo y el herbicida hayan hecho su efecto, 10 a 15 días después, se puede proceder al escarificado. 


Respete las dosis de empleo de los productos utilizados.
3. Escarificar, para eliminar la capa de restos de hojas y de musgo que ahoga el césped y para airear la tierra.
Regule la profundidad de escarificado entre 2 y 4 mm máximo: un reglado más profundo tiene el riesgo de arrancar las raíces del césped.
Trabaje sobre un terreno húmedo, ni empapado ni demasiado seco. Si es necesario riegue el césped previamente.
Para la máxima eficacia, trabaje cruzando las pasadas. No se sorprenda por los numerosos desechos que vaya a extraer.
Después del escarificado, recoja los restos y el musgo que podrían ahogar el césped. Éste puede tener un aspecto antiestético durante varios días después del escarificado.
4. Resembrar, para rellenar las superficies despobladas.


Seleccione un césped especial para recebo como césped Repoblador. Esta mezcla de tres variedades de Lolium perenne de la más alta calidad aportarán al césped una elevada resistencia al uso y a las enfermedades con una muy rápida germinación. Es muy importante adquirir una semilla de buena calidad. Las semillas de precio bajo muy a menudo tienen una calidad deficiente.
Para la siembra utilice un esparcidor de semillas, cruzando las pasadas para repartir regularmente las semillas sobre la superficie a repoblar. Seguidamente esparza por encima una capa de 3 a 5 mm de tierra especial para césped. El substrato recebo es el más idóneo por su calidad y por incorporar Agrosil, un estimulador de las raíces.
Finalmente iguale la superficie pasando ligeramente el rastrillo.
5. Pasar el rodillo y regar, para compactar la tierra, para consolidar el enraizado y hacer crecer el césped.

 

Inmediatamente después de la resiembra, pase el rodillo para favorecer el contacto entre las semillas y la tierra y así ayudar a la germinación. Tenga cuidado en no apretar demasiado el suelo o lo compactaría en exceso.
Riegue las semillas a razón de 3 a 5 l/m2. Tan pronto como el césped esté instalado, riegue a continuación frecuentemente hasta que el césped resembrado tenga dos o tres hojas. Para mayor confort y eficacia se aconseja instalar un riego subterráneo y automatizar la instalación.
Poco a poco hay que ir reduciendo paulatinamente el número de riegos hasta los habituales para la época del año.
Entre 20 a 30 días después de la resiembra, puede proceder a un primer corte regulando la cuchilla al corte más alto.


6. Abonar, para aportar los elementos minerales que requiere el césped y para estimular el crecimiento de las nuevas semillas.
Aplique un abono especial para césped, de 2 a 3 meses después de la siembra. Utilice preferentemente un abono de lenta liberación que asegura un efecto duradero sin riesgo a quemaduras. Respete las dosis y los periodos de aplicación.


En la misma época aplique, si es necesario, un herbicida selectivo para césped joven. Existe en el mercado el producto mixto defloranid y abono césped con Herbicida muy cómodo pues permite realizar las dos operaciones en una sola pasada.