sábado, 19 de marzo de 2011

El césped. La siembra


Una de las fases más importantes en la implantación de un nuevo césped es la siembra. Tenemos que escoger el momento más adecuado, con la climatología favorable, según la zona en la que nos encontremos.

 

Pasos para una correcta siembra
1- Antes de sembrar aplique un abono de implantación y regeneración a una profundidad de 2-3 cm.


2- Cuando ya tengamos el terreno bien nivelado, conviene rastrillar el suelo delicadamente pasando con suavidad el rastrillo o la escoba metálica; debe hacerse en una sola dirección para formar canalillos seguidos.


3- Seguidamente se debe sembrar, ya sea manualmente, lo que requiere cierta práctica, o bien con la ayuda de un sencillo carro de siembra, que distribuye homogéneamente las semillas por toda la superficie. También mediante el esparcidor lateral de las cajas COMPO de 1kg dependiendo de la mezcla de semillas a razón de 20 a 40 gr/m2.

 

4- Se recomienda cubrir la semilla con recebo a razón de 1 o 2 l/m2, que esparciremos con la ayuda de una pala por toda la superficie con la finalidad de cubrir la semilla y protegerla de los pájaros, de que el sol la seque en las horas de máxima insolación y de mantener siempre un punto de humedad.


5- Luego hay que pasar un rulo ligero por toda la superficie sembrada para tapar los canalillos abiertos, donde ha caído la semilla. También se puede ir apisonando todo el terreno sembrado con la ayuda de un tablón, pero esto sólo se recomienda para superficies reducidas.

 

6- Después de la siembra (sobre todo en las primeras semanas) se debe regar regularmente y de manera suave.

 

7- Cuando hayan aparecido 3 o 4 hojas de cada plántula del nuevo césped, es el momento recomendable para hacer tratamientos preventivos frente a la aparición de enfermedades fúngicas; para ello, se aconseja usar fungicida

 

8- Realice el primer corte cuando el césped alcance aproximadamente los 10 cm en todo el jardín.