sábado, 12 de marzo de 2011

Pérgolas de madera

Pérgolas de madera - jardinitis.com
Las pérgolas, glorietas o gazebos, son tan antiguas en el diseño de jardines como las mismos árboles. La necesidad de proveerse de un espacio a la sombra para comer o descansar convierte a estos elementos arquitectónicos en la solución ideal.
Pérgolas de madera - jardinitis.com
La instalación de una pérgola en el jardín delimita un espacio para su uso concreto, marcando límites no sólo en la superficie destinada a este uso, sinó también en el volumen. Esto es muy importante, ya que el exceso de espacio y la ausencia de límites produce el llamdao horror vacui.
Pérgolas de madera - jardinitis.com
Si no disponemos de un espacio delimitado a la sombra para comer, lo más probable es que nunca comamos en el jardín, aunque tengamos espacio de sobras para ello.
  
Pérgolas de madera - jardinitis.com
La instalación de un toldo en la pérgola o bien la plantación de una enredadera de tipo caducifolio nos proporcionarán la sombra necesaria para estar frescos en verano al tiempo que nos dejarán pasar la luz dels sol en invierno. Además el uso de caducifolios en el jardín dará movimiento estético y nos aportará una gradación cromática a lo largo del año difícil  de conseguir con especies perennes.
Pérgolas de madera - jardinitis.com
Podemos construir una pérgola de cualquier material imaginable, de obra, metálicas o de acero inoxidable, aunque las más habituales son de madera tratada o de hierro.
Pérgolas de madera - jardinitis.com
Los estilo son tan diversos como en cualquier otro ámbito de diseño, rpérgolas ústicas invadidas por la vegetación salvaje o pérgolas minimalistas de siluetas sencillas y limpias.
Pérgolas de madera - jardinitis.com
En todos los casos, existen kits de fácil montaje que podemos adquirir en cualquier centro de jardinería que nos darán buen resultado. Si vnuestra idea es dejar que la vegetación invada la pérgola, sólo necesitamos el soporte que le haga de guía. Al final, la estructura no va a verse y si nos acabamos decidiendo por un modelo económico, tenemos que tener claro que cuando las plantas crezcan sólo las vamos a ver a ellas.
Pérgolas de madera - jardinitis.com
Si queremos plantar una enredadera, tenemos que escoger muy bien la especie. Si estamos en una zona mediterránea muy calurosa, nos podemos arriesgar con una especie de trepadora de hoja perenne que nos proporcionará sombra incluso en invierno. Si este es el caso, para pérgolas de estilo formal podemos optar por un falso jazmín como el Trachelospermum jasminoides y para pérgolas más informales o rústicas un jazmín auténtico (Jasminum polyanthum o Jasminum grandiflorum) pueden ser una buena opción.
Pérgola con Jasminum polyanthum
Pérgola de madera con Trachelospermum jasminoides - jardintiis.com
Si queremos que el sol entre en invierno, deberemos decantarnos por una trepadora de tipo caducifolia. En este caso, las opciones suelen estar entre la exuberante floración de la glicinia (Wisterina sinensis) o la coloración increíble de la parra virgen (Parthenocissus tricuspidata).
Pérgola de madera con Wisteria sinensis - jardinitis.com
Pérgola con parra virgen (Parthenocissus tricuspidata) - jardinitis.com

1 comentario:

piwibrim dijo...

Great work keep it coming, best blog on earth

clomid