lunes, 9 de mayo de 2011

Decálogo para un jardín más verde


A menudo, el cine o la televisión influyen en los hábitos y mentalidades de las personas. Este es el caso de la jardinería. Cuando se piensa en un jardín, se tiende a asociarlo con grandes extensiones de césped verde. Este modelo de jardín está muy extendido en zonas como el Reino Unido o EE.UU., que gozan de una pluviometría superior a la media española. Sin embargo, aquí existe un modelo propio, el mediterráneo, que –como la gastronomía– nada tiene que envidiar a otros modelos como el inglés.
Zoysia tenuifolia - jardinitis.com
1. Es necesario pasar del modelo inglés al mediterráneo. Este se caracteriza por “combinar la vegetación de uso culinario o medicinal con la puramente ornamental y de disfrute”, explica Carme Farré, paisajista y bióloga. Su éxito radica en una adecuada elección de la vegetación, que debe adaptarse al clima y a la disponibilidad de agua.
Zoysia tenuifolia - jardinitis.com
2. El estudio de las condiciones climáticas y el tipo de suelo con que se cuenta es, precisamente, otro punto importante. “La vegetación debe adaptarse al clima y al sueloplantas autóctonas y reconocer el tipo de suelo y realizar, si es necesario, las mejoras oportunas. del que se dispone”, afirma Farré. Es aconsejable optar por las plantas autóctonas y reconocer el tipo de suelo y realizar, si es necesario, las mejoras oportunas.
3. Tener jardín no debe equivaler a derroche de agua. Además de primar la vegetación de bajo consumo hídrico, existen métodos para evitar malbaratar el agua potable para el riego como “recoger el agua de la lluvia o bien separar las aguas grises y negras y reciclarlas”, según indica la arquitecta Margarita Urbano, de BiU Arquitectes.
Zoysia tenuifolia - jardinitis.com
4. Usar el compost casero como fertilizante es otra buena medida. Mediante un proceso de descomposición, los mismos restos de poda del jardín así como los restos de comida se convierten en humus. Este abono orgánico es preferible al químico, menos salubre y que “utilizado en exceso produce crecimientos más rápidos pero poco robustos, propiciando enfermedades y plagas”, advierte la paisajista.
Zoysia tenuifolia - jardinitis.com
5. Es aconsejable distribuir una capa de acolchado. Esta consiste en cubrir el suelo con materiales como restos de poda triturados, cáscaras de frutos secos o bien corteza de árbol. Farré explica que sirve para “evitar la aparición de malas hierbas y para conservar la humedad del suelo”. “Además –añade–, ayuda a evitar que las plantas se hielen en invierno, protege las raíces superficiales y al descomponerse se transforma en suelo”.
Zoysia tenuifolia - jardinitis.com
6. Existen soluciones naturales para evitar enfermedades y plagas y son preferibles a los tratamientos químicos, que son más agresivos con el medio. Farré pone como ejemplo “la alcachofera, que forma parte de una larga lista de plantas que, en forma de infusión, de cocción o maceración, se pueden emplear como insecticidas o insectífugos”.
7. La vegetación útil juega un papel importante en el jardín mediterráneo. Además de las de uso medicinal, aromático o culinario, se ha visto que no está de más contar con plantas como una alcachofera. Farré explica que “plantar lavanda ahuyenta el pulgón del rosal y ciertas especies atraen a insectos beneficiosos (como mariquitas o libélulas) que son depredadores de plagas”.
8. Favorecer la biodiversidad conlleva también sus ventajas. En un ecosistema desestabilizado resulta más fácil que insectos que antes estaban en equilibrio con sus enemigos naturales se conviertan en plagas. En este sentido, la arquitecta afirma que “los puntos de agua atraen libélulas y anfibios, las rocallas favorecen que vivan en ellas reptiles y los árboles atraen pájaros”, explica la arquitecta.
Zoysia tenuifolia - jardinitis.com
9. Los árboles y arbustos son unos buenos aliados de la vivienda. “Los de hoja caduca ubicados en la fachada sur proporcionan sombra en verano mientras que en invierno dejan pasar los rayos del sol”, explica Urbano. En cambio, “los arbustos o árboles de hoja perenne ubicados en la cara norte protegen del viento en invierno mientras que en verano ayudan a refrescar el ambiente dentro del hogar”, añade.
10. No hay que olvidar los buenos hábitos en jardinería. Tener un jardín más verde sirve de poco si no se utilizan las técnicas adecuadas de jardinería ecológica o bien si se tiende a regar en exceso o a realizar podas agresivas. También hay que evitar los pavimentos impermeables, que evitan que se pueda aprovechar el agua de lluvia.
Alternativas al césped
El césped es un gran consumidor de agua. Un metro cuadrado requiere un riego de 25 litros cada semana y un jardín con 100 m2 puede llegar a consumir más de lo equivalente al gasto de un hogar habitado por dos personas. Además, su cuidado precisa de siegas periódicas.
Una alternativa que cada vez gana más adeptos es el césped artificial, pero la paisajista Carme Farré advierte que este “también debe ser regado, especialmente en verano porque se calienta”. Pero no hace falta recurrir a alternativas artificiales para encontrar soluciones similares al césped. Farré recomienda “sustituirlo por praderas mixtas, que requieren de menos agua y de menor mantenimiento, (siega, abono...)”. La paisajista explica que “la especie Zoysia tenuifolia permite caminar sobre ella ya que es muy resistente, requiere de poca agua, aguanta muy bien tanto el frío como las sequías y, además, sólo hace falta segarla entre una y dos veces al año”.
Si aún se sigue prefiriendo el césped a otras alternativas, es importante reservarlo exclusivamente para aquellas zonas donde realmente se vaya disfrutar de él.

FUENTE: Lorena Farràs Pérez | La Vanguardia - Dinero | 12/04/2011

Más información sobre Zoysia tenuifolia en nuestro blog:
http://blog.jardinitis.com/2010/02/zoysia-tenuifolia.html
http://blog.jardinitis.com/2008/09/zoysia-tenuifolia.html