jueves, 2 de junio de 2011

Orquídea, la planta del mes de junio


La Oficina Holandesa de Plantas nos hace llegar cada mes una información referente a una planta. Este mes le ha tocado el turno a las orquídeas.
La Phalaenopsis, además de elegante, el regalo perfecto 

Se ve como una hermosa mariposa volando, eso explica su nombre, traducido del griego. Las Phalaenopsis tienen flores de colores en forma de alas de mariposa y es una de las plantas más populares para regalar. No es de extrañar, esta orquídea es vista como un regalo muy personal que representa la amistad y la solidaridad, por esa razón es la elegida para el  mes de junio.
En realidad, las Phalaenopsis son un regalo ideal, una planta de flores hermosas, de fácil cuidado y que florece varias veces. El número de variantes en cuanto a forma de la flor y el color han sido innumerables, con lo que puede encontrar aquella que mejor se adapte a su gusto personal y estilo, o al de la persona a la que se la desea regalar. Simbólicamente, esta flor, representa la conectividad, la feminidad, la autoestima y la cooperación.
Una compañera de casa con estilo
Esta planta fue descubierta hace unos 400 años, a través de la exploración de las selvas tropicales de Asia, y traída a Europa Occidental. Desde entonces, simboliza la feminidad, la cooperación, el afecto, el compromiso, la elegancia y la dignidad. Así que, tener una Phalaenopsis no es solo obtener un buen amigo, sino también una compañera elegante, con la que compartir el espacio.
Alegría
Las Orquídeas son una opción rápida y acertada a la hora de hacer un regalo, sin duda alguna, no decepcionará. Los estudios han revelado que, el agraciado que ha recibido una orquídea, se recuerda mucho más de la persona que se la ha regalado, con solo ver la planta, que si le objeto hubiera sido por ejemplo un libro, es decir, la sensación y los sentimientos que evoca son aún mayores cuando se regala una planta con flores. Con este acto se trasmite también, a pesar de la distancia, un pedazo de felicidad.
Cuidados
Las Phalaenopsis gozan de un mayor crecimiento y floración cuando la temperatura ambiente oscila sobre los 20º C. Soportan algo de luz solar directa pero sin ser demasiado fuerte, por eso es aconsejable ubicarla cerca de la ventana. Las Phalaenopsis necesitan poca agua, regarlas una vez a la semana será suficiente, además de añadirle algo de sustrato especial para orquídeas de vez en cuando, lo que asegurará una buena floración, pero hay que evitar el ambiente seco, en ese caso, hay que pulverizarlas con agua blanda. A todas las plantas, y en especial a las Phalaenopsis, no les gustan los ambientes cargados, por eso  es importante airear el lugar a diario pero sin perder la humedad que tanto necesitan. Los tallos pueden llegar a florecer cada dos o tres meses, pero cuando las nuevas flores sean cada vez más pequeñas podremos podar los tallos, la parte que se haya secado, y con esto conseguirá que la planta se fortalezca. Si aún así la planta no floreciera, entonces puede colocarla durante los meses de otoño en una estancia fría, a 15º C y con poca agua, para luego pasarla a un ambiente más cálido y conseguir así el renacer de la Phalaenopsis con nuevos brotes.