jueves, 7 de julio de 2011

Garden Gnomes - Enanitos de jardín

No son la mejor manera de decorar el jardín, pero lo cierto es que tienen miles de seguidores incondicionales en todo el mundo. 
 
Los hay de todo tipo, aunque el enanito "gnomo" con barba blanca y sombrero de punta es el más habitual.
Todo tipo de hipótesis especulativas se han manejado en torno a cuál podría ser el origen del famoso enano kitsch, figura totémica del jardín popular.
La teoría más aceptada que responde a este tema es la que desarrollo el sociólogo Hans Prahl, jefe en Alemania de una nueva rama de la etnología: la enanología.
Alemania es la patria del enano de jardín. Cuna de la cultura kitsch, este país alberga en sus jardines no menos de 30 millones de enanos (uno de cada seis jardines posee al menos uno).
Según Prahl, la historia de estos se remonta a la Edad Media, en Turquía. Los enanos de jardín serían réplicas de pigmeos que se reclutaban para trabajar en galerías de minas subterráneas. 
 
Estos pequeños mineros utilizaban bonetes rojos rellenos con hierbas para protegerse de los derrumbes, y vestían prendas coloridas con el fin de ser vistos en la oscuridad de las cavernas.
Dichos personajes fueron rápidamente considerados como símbolos de las fuerzas ocultas, de la ingeniosidad y del conocimiento de tesoros escondidos. 
 
Para exorcizar posibles maleficios de estos seres que vivían en contacto con criaturas infernales del centro de la tierra, para conjurar a estos demonios hipotéticos, los explotadores de minas mandaron confeccionar figuras de tierra semejantes a sus empleados. 
 
Estas estatuas conocieron rápidamente un cierto éxito como objetos decorativos. Los comerciantes los exportaban hacia Europa. 
 
En Italia, algunos príncipes instalaban sus singulares esculturas de pequeños mineros en puntos de sombra de sus parques. 
 
Según documentos de príncipes de la región del Bajo Rhin, encontramos sus huellas en Alemania hacia 1460. 
 
La firma Italiana Plust propone Baddy, una colección de enanos de jardín con un diseño muy especial.
Inspirado en el ejército chino de Terracota, el primer enano de jardín que presentó Plust este 2008, estaba fabricado con una resina luminescente, que capta la luz solar y permite que ilumine sutilmente nuestro jardín durante la noche.
Ahora la colección se amplia con nuevos colores (márfil, fucsia, verde manzana, verde oscuro y negro perla) y un nuevo acabado lacado disponible en blanco, negro y oro.
Con un altura de 55 cm, estos enanos tan particulares pueden utilizarse tanto como elemento decorativo en el jardín como en el interior del hogar.
El precio de las versiones en color es a partir de 86 euros, mientras que la versión luminescente tiene un precio de 110 euros y las lacadas de 216 euros (blanco, negro) hasta 239 euros para la versión oro.
Las nuevas incorporaciones de la colección Baddy de Plust, se presentarán a finales de septiembre en la feria Abitare Il Tempo.

1 comentario:

Irma dijo...

Yo no sé si és que me afectó mucho "Amelie" pero me encantan los gnomos de jardín. El que más me gusta és el que está en plan chulazo tumbado de costado y fumando pipa.
Los que brillan en la oscuridad me daría un poco de miedo tenerlos en el jardín, la verdad.

Irma