lunes, 29 de agosto de 2011

Los Baobab. Árboles espectaculares

Es un arbol de la familia de las malváceas del género Adansonia. Su imágen representa los paisages africanos y ha sido ámpliamente nombrado en la literatura. 



Sus hojas se utilizan como verdura en el área de distribución continental de África, incluyendo Malawi, Zambia, Zimbabwe, y el Sahel. Se consumen sus frutos frescos y en forma de polvo seco. En Nigeria, las hojas son conocidos localmente como kuka, y se usan para hacer sopa de kuka.

La fruta es nutritiva, posiblemente con más vitamina C que las naranjas, y supera el contenido de calcio de la leche de vaca. La pulpa del fruto seco y separado de las semillas y las fibras se come directamente o mezclados con avena o leche, y también se conoce como
calabaza amarga. En Malawi, la pulpa del fruto se utiliza para hacer un jugo rico en nutrientes. En Zimbabwe, el fruto se conoce como mawuyu en el idioma Shona y ha sido una fruta tradicional. En las zonas costeras de Kenya, las semillas de baobab son llamadas Mbuyu y se cocinan con azúcar, y se vende como un bocadillo.


La fruta puede ser utilizada para producir crema de tártaro. En varias partes de África oriental, la pulpa del fruto seco se cubre de una capa de azúcar (generalmente con colorante rojo) y se venden en paquetes como un caramelo dulce y amargo llamado "umbuyu" .

Las semillas se utilizan sobre todo como espesante para sopas, pero también puede ser fermentada en un condimento, tostadas para el consumo directo, o machacadas para extraer aceite vegetal. El árbol también es una fuente de fibra.

La pulpa puede ser almacenada por largos períodos de tiempo para su uso en la producción de refrescos, pero necesita un recipiente hermético y se ha mejorado por el uso de metabisulfito de sodio.También se pueden congelar y en polvo. 



Los indígenas australianos utilizan baobabs como una fuente de agua y alimentos, y utilizar las hojas con fines medicinales. También pintan y tallan la parte exterior de los frutos y las utilizaron como adorno. Un árbol de baobab que fue una de la prisión antiguamente, sigue en pie y es ahora una atracción turística.

Gracias a sus componentes vitamínicos y sus ácidos orgánicos (ramnoso, málico y tartárico) completamente naturales, la pulpa puede retardan el envejecimiento cutáneo manteniendo la piel elástica y brillante. Puede ser aplicada como mascarilla facial o bien en cremas.

Las hojas del baobab
Naturalmente emolientes, ricas en minerales, permiten a la piel de alimentarse y regenerarse rápidamente; además actúan como antibacteriano natural, limpian en profundidad dejando una sensación de frescura, retrasando el envejecimiento de la piel. En los antiguos pueblos africanos, los niños y los adultos eran sumergidos en una infusión de hoja de baobab para aliviar las picaduras de insectos, llagas y otras inflamaciones cutáneas.

La semilla
Representa una parte importante en la composición del fruto (cerca del 40%). Está formado por un sutil epicarpio (externo) con un endocarpio (interno) blanco y aceitoso. La semilla contiene: Alfa y Beta Caroteno, Ácidos Grasos (Palmítico, esteárico y oleico), Aminoácidos, Taninos, Tiamina y Riboflavina.
Este aceite (extracto lipolico) se acerca al método utilizado hace siglos en los pueblos africanos. El cataplasma que ellos obtienen exprimiendo la semilla es aplicado sobre quemaduras, abrasiones o hematomas (para aliviar el dolor), en casos de descamación de la piel  y mejora la cicatrización de la piel. Su utilización como cosmético es una valiosa ayuda para devolver a la epidermis de la cara y cuerpo su elasticidad y esplendor.

Si quieres ver los videos tutoriales de jardinitis aquí tienes el enlace a nuestro canal de Youtube. Siguenos en Facebook y Twitter. Y también en nuestro blog de Huerto urbano y en nuestro Facebook de Huerto urbano.