lunes, 22 de agosto de 2011

El anillo verde de Vitoria - Gateiz

El Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz es el resultado de un ambicioso plan de restauración y recuperación ambiental de la periferia de la ciudad que persigue fundamentalmente recuperar el valor ecológico y social de este espacio a través de la creación de un continuo natural alrededor de la ciudad articulado por diversos enclaves de alto valor ecológico y paisajístico.

  

De acuerdo al "carácter multifunción" otorgado a la figura del Anillo Verde, a la situación de partida de los diversos espacios y a su carácter y vocación diferenciales, desde 1992 se vienen acometiendo un gran número de proyectos y actuaciones de acondicionamiento, dirigidos en conjunto a promover los valores naturalísticos, a propiciar el uso público y a conseguir la efectiva conectividad entre los parques principales y con el resto de zonas verdes y espacios naturales.


En cada parque se han acometido además actuaciones específicas dirigidas a potenciar su riqueza, variedad y complejidad y, en algunos casos, a solucionar otras problemáticas asociadas. Soluciones conjuntas son las que se han presidido el acondicionamiento de los humedales de Salburua, por ejemplo, o el proyecto del parque del Zadorra; en ambos casos la recuperación ambiental va de la mano de la recuperación hidrológica.



Los principios o criterios utilizados en el diseño, acondicionamiento, gestión y mantenimiento de los espacios del Anillo Verde persiguen la ecoeficiencia, la economía de recursos, la adaptación al paisaje y a la morfología del lugar, la funcionalidad para el uso público y otras muchas cuestiones. Con ello se pretende conseguir no sólo un ahorro económico sino también claras ventajas ecológicas.

A continuación se aportan algunos ejemplos que ilustran la forma en que han sido aplicados y tenidos en cuenta este tipo de criterios en aspectos tan diversos como el diseño de los equipamientos o el manejo vegetal.

Infraestructuras y equipamientos: un planteamiento "diferente"

Se ha dotado a los parques del Anillo Verde de unas características propias que los singularizan: carecen de iluminación artificial, los firmes son principalmente de tierra, los puntos de recogida de basuras, información, aparcamientos y fuentes se asocian exclusivamente a las entradas a los parques y franjas de contacto con la ciudad y se ha pretendido, en definitiva, eliminar el carácter de parque urbano para invitar al usuario a adoptar una actitud de respeto hacia la naturaleza.

Materiales eficientes y de fácil mantenimiento

La piedra, el acero y la madera son los materiales básicamente utilizados en la ejecución de mobiliario y equipamientos. Como criterios de diseño se han establecido la sinceridad expresiva del material, la economía de recursos, la durabilidad y la facilidad de mantenimiento, además de la adecuación a las normas de protección del medio ambiente y la eficiencia energética.

Plantaciones y siembras con criterios ecológicos

La planta que se utiliza en los parques es autóctona, y proviene principalmente de un vivero forestal ubicado en el mismo Anillo Verde. En dicho vivero se utilizan criterios ecológicos para el cultivo de la planta, y los ratios de calidad se establecen más por cuestiones biológicas y genéticas que estéticas.
Los criterios de plantación, en cuanto a ubicación, disposición y mezcla de plantas y arbustos en las plantaciones tienen fundamentos ecológicos. Es decir, más que pretender crear un paisaje determinado, es la adecuación al ecosistema específico del lugar y sus potencialidades lo que determina las características de las plantaciones. La regeneración de lugares degradados o la aceleración de procesos naturales de establecimiento de comunidades vegetales son los motivos principales a la hora de planificar las plantaciones.
El césped utilizado es de crecimiento lento y de poca demanda hídrica. En la mezcla de semillas se busca la rusticidad y la resistencia a plagas y condiciones climáticas características de la zona.

Manejo vegetal bajo criterios de sostenibilidad y economía de recursos

Como apoyo a las primeras etapas de crecimiento de las plantas se utilizan fertilizantes naturales, provenientes del compost producido con restos de desbroces, podas y siegas de los mismos parques. El riego localizado también tiene como objetivo evitar el mayor número de marras posible en las plantaciones.
Las podas no son sistemáticas ni buscan efectos ornamentales, se realizan exclusivamente por razones de seguridad o sanitarias. Así mismo, la siega de las superficies herbáceas se localiza allí donde el uso público lo hace necesario, existiendo una graduación entre las zonas más preservadas y las que soportan un uso más intenso. Las siegas anuales, allí donde se realizan, son la mitad de las que se ejecutan en zonas verdes urbanas. Se prescinde del riego, por lo que el estado del césped refleja el paso de las estaciones y el ciclo natural de las especies herbáceas.

Servicio permanente de mantenimiento y conservación del Anillo Verde

Existe un servicio permanente de mantenimiento en el Anillo Verde que vela por el buen estado de conservación de la cubierta vegetal de los parques, y entre cuyos trabajos se encuentran la siega de céspedes y praderas arboladas, riegos, cavas, abonados, escardas, podas, reposición de marras, siembras y plantaciones, y otras labores relacionadas.

 
También existe un servicio que se encarga del mantenimiento de los equipamiento y la señalética en el Anillo Verde, cuya misión es procurar el buen estado de conservación de los mismos, y cuyos trabajos consisten básicamente en la reparación, reposición y sustitución del equipamiento dañado por el uso común o por la ocurrencia de accidentes o actos vandálicos.
El mantenimiento integral del Anillo se completa con un servicio de limpieza general, que incluye limpieza de riberas tras crecidas de ríos, retirada de basuras, limpieza de pintadas sobre los elementos de señalización y equipamiento y tareas similares.