jueves, 25 de agosto de 2011

El parque de Sausset. Paisajismo que crea naturaleza.

El terreno sobre el que se encuentra el parque de Sausset está situado al oeste de la vasta llanura agrícola de la Plaine de France, en la periferia noroeste de París. Con anterioridad estaba dedicado al cultivo de cereales y lo surcaban dos riachuelos, el Sausset y el Roideau. Era un espacio libre completamente rodeado de equipamientos industriales y de servicios (la fábrica Citröen, el hospital de Villepinte, los depósitos de agua), de urbanizaciones residenciales (el polígono de La Rose des Vents) y de infraestructuras de comunicación. Uno de sus límites es la autopista A104, a lo cual hay que agregar la presencia de una línea férrea que divide el terreno.
 
El parque de Sausset es el resultado del concurso de ideas convocado en 1979 por el departamento de Seine-Saint Denis para crear un parque departamental de 200 ha en el límite de la aglomeración de Aulnay-Villepinte. Esta actuación se inscribe en la política llevada a cabo por el departamento de Seine-Saint Denis de crear una red de parques que compensaran la falta de espacios verdes de gran superficie, dentro de la cual se asignaba a Sausset un papel primordial. El reglamento del concurso definía el papel de Sausset como un parque periurbano que fuera al mismo tiempo un espacio verde de proximidad. Se tenía que crear un nuevo paisaje, ofrecer una imagen y unos usos entre parque urbano y forestal, proponer una naturaleza acogedora y humanizada, como contrapunto a otros parques del departamento que tienen un carácter más urbano. Los factores positivos que hacían posible esta clase de intervención eran la presencia de tierras agrícolas de gran calidad, la abundancia de aguas subterráneas y la buena conexión entre el futuro parque y el entorno, si bien este era un aspecto que se debía tratar de manera específica para que no se convirtiera en un factor adverso.

La idea del proyecto se basó en la propuesta de un parque eminentemente vegetal que ofreciese al público un cuadro natural libre de las molestias urbanas, pero con la posibilidad de tener perspectivas sobre ciertos espacios exteriores interesantes, siempre conservando en su interior zonas de mayor intimidad.
 
  
 
Al iniciarse el diseño del Parc du Sausset, sus autores descubrieron que la unidad del lugar y su continuidad con las urbanizaciones de los alrededores se había quebrado por la presencia de infraestructuras en la zona: carreteras, autopistas, línea férrea... Por esta razón se plantearon como tarea prioritaria la restitución del parque al conjunto del territorio físico y humano al que pertenece. No se trataba simplemente de facilitar el acceso a los usuarios por medio de pasarelas u otros medios, sino que se tenía que resolver el problema del territorio escindido. A esta razón se debe que los accesos principales al parque se sitúen en la avenida Raoul Dufy, la vía que permite la conexión directa del lugar con el polígono residencial de tres mil viviendas «La Rose des Vents» en Aulnay-sous-Bois.


Como punto de partida se tomó el fértil terreno que existía, evitando grandes movimientos de tierras. Al descartarse las transformaciones topográficas importantes, la vegetación es el elemento fundamental en la caracterización del parque. Esta dominante vegetal queda agrupada en cuatro tipos de entornos: el llamado «Les Pres Carrés», un parque más urbano al lado del estanque Savigny y el "Marais", donde se abre la entrada principal y donde se reproducen las líneas proyectadas para el polígono de «La Rose des Vents»; una zona de bosque «La Forêt» hacia el norte, con plantación de árboles jóvenes que se han beneficiado en su crecimiento de la buena calidad de la tierra; un entorno agrohortícola que rodea el museo ecológico y abierto a la Plaine de France; y finalmente, «Le Bocage», un entorno silvestre de paisaje normando orientado hacia el sur, que se abre hacia el antiguo núcleo de Villepinte. Esta variedad de situaciones paisajísticas se complementa con las actividades que facilitan las zonas de juegos, los circuitos peatonales, ciclistas y ecuestres, la granja infantil y un terreno de aventura para los adolescentes, entre otras instalaciones. Estos cuatro entornos se han construido en base a la presencia de la vía férrea que atraviesa el parque y , perpendicular a ella, la carretera interior que recorre el terreno en sentido este-oeste y facilita el acceso a la estación de Villepinte situada aproximadamente en el centro del parque. Son los ejes de comunicación principales que conforman la estructura principal de este gran espacio verde, y en los que se ha trabajado de manera específica para evitar su efecto de barrera entre las cuatro zonas citadas, reforzada por su libre organización espacial. Dentro de una trama general bien definida, se enmarca una serie de espacios que son susceptibles de redefinición al no estar vinculados a una función y al no existir construcciones que hagan imposible su redistribución. Esto permitió ir introduciendo cambios en las concepciones y técnicas del paisaje a lo largo de los diez años de ejecución de las obras.


 El resultado ha sido la creación de un parque multifuncional y con pocos equipamientos fijos, lo que ha privilegiado la imagen de un parque natural como espacio en que se concilian la naturaleza y la ciudad, y en el que se restituyen las capacidades ecológicas del lugar. El parque ha introducido en el medio urbano de Seine-Saint Denis referencias al mundo rural y a la naturaleza humanizada. De hecho, esta noción de naturaleza es la que se ha revalorizado para captar a un público tanto adulto como escolar, a través de programas pedagógicos. También deben tenerse en cuenta las técnicas agrícolas llevadas a cabo para el mantenimiento de ciertas zonas naturales del parque, que se han convertido asimismo en actividades de demostración de unos procesos desconocidos por los ciudadanos de la zona.


En consecuencia, pues, la naturaleza se ha instalado con fuerza en este amplio espacio en el que la fauna es abundante, espontánea y variada. Sausset ha sido concebido más para las generaciones futuras que para los habitantes actuales de la zona, que podrán disfrutarlo plenamente cuando el paso del tiempo haya consolidado su ecosistema y llegue así a su máximo desarrollo.