jueves, 17 de noviembre de 2011

Visitas técnicas a proyectos de compostaje doméstico y comunitario en Cataluña

Entrevista en el Consell Comarcal del Solsonès, Lleida. 
Compostaje doméstico - jardinitis.com
Entrevistados: Toni Pallers, gerente del Consell, Toni Jiménez, técnico de medio ambiente y Joan Goberna, de Ambiens.

Entrevista, traducción y transcripción: Albert Torras Pérez (EMSHTR, Catalunya) El Consell Comarcal del Solsonès en Lleida tiene un modelo de recogida y tratamiento de residuos determinado por la demografía de la comarca, en la que la poca población se encuentra muy dispersa, con sólo un núcleo importante, Solsona que no tiene más de 7.000 habitantes, y que representa el 90 % de la población. El resto vive en más de 1.000 masías diseminadas. En 2010 se comenzó un proyecto de autocompostaje en el que participan 200
familias y algunos centros educativos.
¿Cómo se hace la recogida de los residuos en la Comarca?
Se ha apostado por un modelo mixto. En Solsona, se recolecta de forma industrial y en la zona diseminada se potencia el compostador para que no se encuentre fracción orgánica en el resto.

¿Con muchos contenedores?
Debido a la dispersión de la población, los contenedores (envases, vidrio, papel o resto) se disponen en los cruces de caminos para dar cobertura a diferentes familias puesto que es imposible dar servicio muy cerca de las casas. Además, la fracción resto se recoge en bañeras de 5 m3 con tapa.
¿Que papel tiene el autocompostaje?
De los 15 municipios que tiene la comarca, 13 tienen como vía exclusiva de gestión de la FORM el autocompostaje. Para gestionar la recolección de fracción orgánica se creó un Consorcio con la vecina población de Cardona (Comarca del Bages, Barcelona).El proyecto de compostaje vio la luz al advertir que una de las principales dificultades era la gran cantidad de kilómetros que se recorren para recoger la materia orgánica y trasladarla a las plantas situadas en comarcas vecinas, a unos 50 Km. En el futuro habrá que plantearse la construcción de una pequeña planta comarcal aneja al depósito comarcal, ya que en este momento los operarios dedican más tiempo al transporte que a la recolección.

¿Se necesitan compostadores para las casas aisladas?
Tradicionalmente en las casas se hace compostaje en estercolero, por lo que se tuvo mucho cuidado para no provocar reacciones de incredulidad al repartir compostadores.
¿Están satisfechos con la puesta en marcha del tratamiento de la fracción orgánica?
La experiencia que tenemos es joven y continuamos mejorando el modelo. Hasta el momento sólo contamos con un técnico de medio ambiente que tiene con muchas tareas y con la empresa Ambiens como soporte organizativo. Hay que plantearse cómo daremos soporte y seguimiento a los participantes en el proyecto en el futuro.

¿Habéis pensado en el compostaje comunitario?
Ni Sant Llorenç de Morunys, un municipio turístico de casi 1.000 habitantes, con pistas de esquí, ni en los demás municipios se ha conseguido instalar compostadores comunitarios. Y dado que el espacio privado no es un problema, así evitamos que se pueda achacar un mal funcionamiento de los compostadores al ayuntamiento o al Consell. 

¿Cómo se comenzó el proyecto de autocompostaje?
Para iniciar el proceso, en mayo 2010, se escribió a los 15 municipios informando sobre la obligación de separar la orgánica y de la posibilidad de hacer el tratamiento con autocompostadores. El objetivo principal era, y sigue siendo, que en el contenedor de resto no vaya jamás residuo orgánico y que no llegue al vertedero. Más adelante, se hizo una reunión con todos los vecinos con resultados algo bajos, pero suficientes. Aunque de las reuniones no todo el mundo salía con compostador, puesto que en muchos casos tenían el problema resuelto de forma autosuficiente: animales, estercolero, etc., un gran porcentaje sí lo solicitó y lo usa.

¿Cómo ha sido recibido el proyecto por la población?
Podríamos destacar las escuelas como centros importantes de información. En la comarca, los que han entendido mejor la propuesta son los mayores, puesto que ya hacían autocompostaje, pero los escolares entienden rápidamente y siguen con las consignas y es la edad intermedia la que es más reacia. Se intenta dar protagonismo a los mayores reconociendo que los jóvenes actuales están algo equivocados con estos sistemas que desperdician muchos materiales.

¿Donde se reúnen para estos temas?
La campaña de información se realizó con visitas presenciales y a partir de las ZER (Zonas Educativas Rurales) que son centros tradicionales de reunión. Así se detectaron los interesados en el compostador. También se preparó una web específica (www.donemvidaalorganica. cat) y un folleto con la misma imagen. En la campaña informativa se repartió también un cubo aireado y bolsas compostables.

¿Los centros educativos se muestran activos?
Las escuelas recibieron información y un compostador. Y hay que destacar que la mayoría siguen en funcionamiento. Le dan uso principalmente como elemento educativo aprovechando que en las escuelas hay pocos niños. En una concreta hay sólo 5 niños, 3 de los cuales son hermanos, y únicamente tienen restos de los desayunos. En algunos pueblos el restaurante del pueblo sirve de comedor escolar. En Solsona es algo distinto, pero nunca generan grandes cantidades. Hay algunos compostadores de 1.000 litros en restaurantes.
Tampoco los llenan completamente puesto que la mayoría tiene perros y gallinas, y también utilizan los contenedores tradicionales.

¿Qué material se ha entregado a los participantes?
Se están utilizando compostadores de 320 litros, del modelo austriaco evolucionado (Horto). No hemos repartido agitadores ni material estructurante porque que la mayoría de las familias tienen cubiertas estas necesidades: cortan leña, tienen algunos árboles, etc. Quizá para Solsona se plantee la posibilidad de disponer de estructurante en la Deixallería comarcal. Los usuarios recibieron en material gratuitamente. Para las pista de esquí, con hoteles que consideramos grandes productores, nos estamos planteando la posibilidad de sistemas mecanizados tipo Kollvic o quizá grandes compostadores. En estos momentos (primeros meses de 2011) se está haciendo un seguimiento telefónico para ver el uso que están teniendo los compostadores. Se trata de comprobar si realmente lo utilizan y si tienen problemas cuando lo gestionan. Además, quien no quiso el compostador en su momento puede tener la oportunidad de obtenerlo todavía. La idea es que gracias al seguimiento, se comprueben las necesidades reales y repartan los compostadores que aún quedan en el almacén. También se detectarán las necesidades que no se cubrieron en un primer momento en las zonas más urbanas.

¿Ha sido muy caro para los municipios?
En principio, no se paga tasa de basura, o muy poca gente lo hace, por lo que deberíamos tender a unificar las situaciones ya que generan sensación de inequidad. El Consell repercute la recolección a los municipios, y aunque de momento el proyecto de compostaje se ha financiado con subvenciones de la Agencia de Residuos de Catalunya, no está claro si en el futuro se podrá repercutir el coste del seguimiento a los ayuntamientos y si se podrá mantener la campaña.
¿En líneas generales, cuál sería vuestra valoración del proyecto?
Creemos en el compostaje pero hemos percibido que en la comarca quizá no se necesitan compostadores ya que la fracción orgánica se gestiona de manera tradicional, y evidentemente, no tiene sentido mandar camiones a recogerla. Podemos destacar que, sin hacer nada, se trata correctamente la fracción orgánica de los 1.000 Km2 de la comarca, y que 14 de los 15 municipios tienen los medios suficientes para realizarlo convenientemente.

¿Algunos cambios a la vista?
Lo mejor del proceso es que la población reconoce lo que se ha venido haciendo ancestralmente, y todavía se puede valorar más. En algunos casos lo que parecía más moderno era tener muchos contenedores cerca de casa, pero esto se ha revelado como un gran error, y ahora nos planteamos reducir también el número de contenedores de resto. Por eso, antes que implantar un nuevo sistema hay que escuchar como se ha realizado el tratamiento de los residuos tradicionalmente.

¿Quiza compostar sin compostadores?
En las charlas informativas había gente con muchos más conocimientos que los técnicos, por lo que llegaron a la conclusión que la única diferencia es que les facilitaron ‘estercoleros’ controlados y quizá más bonitos.

FUENTE: Boletín trimestral Composta en Red nº 7; www.compostaenred.org