jueves, 31 de marzo de 2011

Campos de arroz en Japón

Esto parece una imagen normal de una plantación de arroz en Japón... Pero todo cambia cuando el arroz crece...
Campos de arroz Japón - jardinitis.com

Es impresionante el arte de los cultivos que ha surgido a través de los campos de arroz en Japón.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
Pero esto no es una creación extraterrestre. Los diseños han sido hábilmente sembrados. Para la creación de las imágenes, los agricultores no usan tinta. Utilizan las plantas de arroz de color diferentes, estratégicamente dispuestas y cultivadas en los campos de arroz.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
Cuando avanza el verano y las plantas crecen, las ilustraciones detalladas comienzan a emerger.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
Un guerrero Sengoku a caballo ha sido creado a partir de cientos de miles de plantas de arroz.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
Los colores son creados por el uso de variedades diferentes. Esta foto fue tomada en Inakadate, Japón.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
Napoleón a caballo puede ser visto desde el cielo. Ha sido plantado con precisión y planeado durante meses por los granjeros de esta localidad.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
Un personaje de ficción, el guerrero y su mujer, cuyas vidas forman parte de series de televisión.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
Este año, varias obras de arte han aparecido en el arroz de otras zonas agrícolas de Japón, como la imagen de Doraemon y los ciervos bailarines. Los agricultores crean los murales de la siembra utilizando el arroz un poco morado y amarillo Kodaimai junto con sus hojas verde del local Tsugaru-hojas, una variedad romana, para crear los patrones de color en el tiempo entre la siembra y la cosecha en septiembre.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
Desde el nivel del suelo, los diseños son invisibles, y los espectadores tienen que subir a la torre del castillo de la aldea para obtener una visión de la obra. Acercando la imagen, la colocación cuidadosa de los miles de plantas de arroz en los arrozales pueden ser vistos.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
Este arte se inició en 1993 como un proyecto de revitalización local, una idea que surgió de las reuniones de los comités de aldea.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
Las diferentes variedades de plantas de arroz crecen junto a las otras para crear obras maestras.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
En los primeros nueve años, los trabajadores de las aldeas y agricultores locales ampliaron un diseño simple del Monte Iwaki cada año. Pero sus ideas se fueron haciendo más complicadas y atrajo más la atención.
Campos de arroz Japón - jardinitis.com
En 2005, los acuerdos entre los propietarios de tierras permitieron la creación de enormes espacios de arte con plantas de arroz Un año más tarde, los organizadores empezaron a utilizar computadoras para diseñar con precisión cada parcela de plantación de las cuatro variedades de arroz de diferentes colores que llevan las imágenes de la vida.

FUENTE: Fanny Melina

miércoles, 30 de marzo de 2011

Plantas autóctonas

Muchas veces hemos hablado de las plantas autóctonas como la mejor solución para tener un jardín espectacular, sano, singular y con un coste mínimo de mantenimiento. Os invitamos a conocer los jardines de Bioriza, un vivero especializado en planta autóctona para zona mediterránea.


  1.  Salvia fructicosa
  2. Hypericum balearicum
  3. Cerastium tomentosum var. columnae
  4. Nepeta x faassenii
  5. Carex muricata ssp. divulsa 


  1. Carex flacca
  2. Stachys byzantina
 
  1. Genista umbellata
  2. Teucrium fruticans
  3. Phillyrea latifolia
  4. Arbutus unedo
  1. Cistus albidus
  2. Saponaria ocymoides
  3. Ephedra fragilis
  4. Helichrysum italicum
  1. Gaura lindheimeri
  2. Avenula pratensis ssp. iberica
  1. Salvia fruticosa
  2. Phlomis viscosa
  3. Verbena rigida
  4. Ballota pseudodictamnus
  1. Salvia fruticosa
  2. Phlomis viscosa
  3. Ballota pseudodictamnus
  1. Iris formosana
  2. Lippia nodiflora
  1. Stipa gigantea
  2. Phlomis purpurea
  3. Ballota pseudodictamnus
  4. Erica x 'Valentina'
  1. Matricaria tchihatchewii
  2. Stachys byzantina
  1. Stipa gigantea
  2. Bupleurum fruticosum
  3. Lygeum spartum
  4. Rosa sempervirens
  5. Phlomis italica
  1. Phlomis purpurea
  2. Salvia fruticosa
  3. Euphorbia characias ssp. wulfenii
  4. Stachys byzantina
  5. Carex muricata ssp. divulsa

martes, 22 de marzo de 2011

Espantapájaros

Un de los elemento más típicos de un huerto es el espantapájaros. Es un distintivo que singulariza el huerto dotándolo de una personalidad propia. Además de proteger nuestras verduras y frutos del ataque de las aves silvestres, un espantapájaros puede convertirse en un elemento decorativo más de nuestro jardín. Además del interés desde el punto de vista  práctico y estético, podemos ocupar una tarde de sábado en su confección. Seguro que no faltarán ideas y voluntarios. Aquí tenéis algunas ideas, los hay verdaderamente bonitos.
Espantapájaros - jardinitis.com
Espantapájaros - jardinitis.com
Espantapájaros - jardinitis.com
Espantapájaros - jardinitis.com
Espantapájaros - jardinitis.com
Espantapájaros - jardinitis.com
Espantapájaros - jardinitis.com

lunes, 21 de marzo de 2011

¡Ha llegado la primavera!

La primavera ha llegado oficialmente la pasada madrugada, a las 00:21h.
Primavera - jardinitis.com
La estación durará 92 días y 18 horas y vendrá acompañada del tradicional cambio al horario de verano, que este año se producirá el próximo domingo, 27 de marzo.
Primavera - jardinitis.com
La primavera traerá dos eclipses y valores normales de temperatura.
Primavera - jardinitis.com
En el jardín florecerán árboles, arbustos y macizos de flores. El césped saldrá de la latencia, así como los frutales y el resto de caducifolios. Aparecerán insectos y nos visitarán pájaros y pequeños mamíferos.
Primavera - jardinitis.com
En fin, una estación apasionante para todos los aficionados a la naturaleza y a la jardinería.

sábado, 19 de marzo de 2011

El césped. Necesidades después del invierno.


Generalmente el mes de marzo marca el final de la parada vegetativa invernal de los céspedes. Es entonces cuando nuestro césped despierta definitivamente del letargo y, con ello, despiertan también sus necesidades nutricionales. A partir de ahora deberemos empezar a atender al riego y a la fertilización para que se desarrolle en óptimas condiciones.
 
En general, durante este mes el riesgo de heladas es bastante bajo, aunque dependiendo de la zona climática deberemos tener cuidado. Recomendamos realizar un primer corte al césped con el fin de igualarlo e incitarlo al crecimiento. En caso de que exista todavía riesgo de heladas este primer corte lo haremos algo más alto.
 
Una vez realizado este primer corte, procederemos con el primer abonado del año, para ello utilizaremos abonos de liberación lenta como floranid, que combina dos acciones: por una parte nutrimos a nuestro césped de forma equilibrada y, por otra, incorporamos la acción de un herbicida que lo que va a hacer principalmente es impedir que las semillas de malas hierbas germinen, reduciendo por tanto la presencia de las mismas de forma significativa de cara al verano.
 
Ese primer corte puede que también deje al descubierto algunas zonas de calvas; ahora también es buen momento para resembrarlas y garantizar que nuestro césped sea una alfombra uniforme y tupida de cara al verano.
 
Utilizad una mezcla como césped repoblador, respetando la dosis de siembra y cubriéndolas con, recebo con una capa de 2 ó 3 cm y compactando ligeramente. Os recomendamos también acompañar la siembra de la aplicación de antihormigas para evitar que éstas se lleven las semillas sembradas al hormiguero.
 
Después regaremos con gota fina y mirando de mantener el recebo húmedo, sin encharcarlo ni permitir que al agua corra por encima de él. En el plazo aproximado de una semana empezarán a despuntar los primeros brotes verdes provenientes de las semillas que germinan.

El césped. La revovación del césped

En 6 pasos
A menudo cuando llega el buen tiempo y empezamos a disfrutar del jardín, nos encontramos con un césped con un aspecto poco atractivo. Las condiciones climáticas extremas, los animales domésticos, las malas hierbas, el musgo, las enfermedades y las plagas, todos ellos son factores que lo debilitan y dañan. A menudo lo solucionamos con una resiembra localizada en las zonas más dañadas y algo de abonado que funciona como un maquillaje superficial. Sin embargo si se quiere mejorar realmente este elemento del jardín se recomienda hacer una puesta a punto más profunda. Los resultados, mucho mejores.

 

Se recomienda realizar la renovación del césped en primavera u otoño, cuando las temperaturas son menos extremas.
Estos son los pasos que hay que seguir:
1. Cortar bajo, para optimizar las operaciones posteriores y eliminar una gran parte de malas hierbas.
Para ello debemos regular la altura de corte del cortacésped a 3 cm. Es muy recomendable tener las cuchillas bien afiladas para evitar desgarros en las hojas.
2. Tratar, para eliminar el musgo que aparece en las zonas húmedas del césped.
Trate las zonas afectadas con un producto antimusgo. Para suprimir las malas hierbas, aplique un herbicida específico para césped, cuando la temperatura sea superior a los 15°C.
Tan pronto como el antimusgo y el herbicida hayan hecho su efecto, 10 a 15 días después, se puede proceder al escarificado. 


Respete las dosis de empleo de los productos utilizados.
3. Escarificar, para eliminar la capa de restos de hojas y de musgo que ahoga el césped y para airear la tierra.
Regule la profundidad de escarificado entre 2 y 4 mm máximo: un reglado más profundo tiene el riesgo de arrancar las raíces del césped.
Trabaje sobre un terreno húmedo, ni empapado ni demasiado seco. Si es necesario riegue el césped previamente.
Para la máxima eficacia, trabaje cruzando las pasadas. No se sorprenda por los numerosos desechos que vaya a extraer.
Después del escarificado, recoja los restos y el musgo que podrían ahogar el césped. Éste puede tener un aspecto antiestético durante varios días después del escarificado.
4. Resembrar, para rellenar las superficies despobladas.


Seleccione un césped especial para recebo como césped Repoblador. Esta mezcla de tres variedades de Lolium perenne de la más alta calidad aportarán al césped una elevada resistencia al uso y a las enfermedades con una muy rápida germinación. Es muy importante adquirir una semilla de buena calidad. Las semillas de precio bajo muy a menudo tienen una calidad deficiente.
Para la siembra utilice un esparcidor de semillas, cruzando las pasadas para repartir regularmente las semillas sobre la superficie a repoblar. Seguidamente esparza por encima una capa de 3 a 5 mm de tierra especial para césped. El substrato recebo es el más idóneo por su calidad y por incorporar Agrosil, un estimulador de las raíces.
Finalmente iguale la superficie pasando ligeramente el rastrillo.
5. Pasar el rodillo y regar, para compactar la tierra, para consolidar el enraizado y hacer crecer el césped.

 

Inmediatamente después de la resiembra, pase el rodillo para favorecer el contacto entre las semillas y la tierra y así ayudar a la germinación. Tenga cuidado en no apretar demasiado el suelo o lo compactaría en exceso.
Riegue las semillas a razón de 3 a 5 l/m2. Tan pronto como el césped esté instalado, riegue a continuación frecuentemente hasta que el césped resembrado tenga dos o tres hojas. Para mayor confort y eficacia se aconseja instalar un riego subterráneo y automatizar la instalación.
Poco a poco hay que ir reduciendo paulatinamente el número de riegos hasta los habituales para la época del año.
Entre 20 a 30 días después de la resiembra, puede proceder a un primer corte regulando la cuchilla al corte más alto.


6. Abonar, para aportar los elementos minerales que requiere el césped y para estimular el crecimiento de las nuevas semillas.
Aplique un abono especial para césped, de 2 a 3 meses después de la siembra. Utilice preferentemente un abono de lenta liberación que asegura un efecto duradero sin riesgo a quemaduras. Respete las dosis y los periodos de aplicación.


En la misma época aplique, si es necesario, un herbicida selectivo para césped joven. Existe en el mercado el producto mixto defloranid y abono césped con Herbicida muy cómodo pues permite realizar las dos operaciones en una sola pasada.

El césped. Abonado



El césped está siempre en continuo crecimiento y regeneración. Las siegas y el pisoteo frecuentes aumentan sobremanera sus exigencias nutritivas y hacen imprescindible un correcto abonado para conseguir un césped de elevada calidad. El abonado puede ser de dos tipos:
Abonado de fondo
Es el abonado que se realiza en el momento de la preparación del terreno y se incorpora con el resto de aportes de materia orgánica y correctores del suelo.
Se deben utilizar abonos completos de liberación lenta tipo Floranid Implantación y Regeneración, que aseguran una nutrición ajustada a las necesidades del césped durante un largo período de tiempo (2 o 3 meses) y que aportan otros nutrientes básicos para su desarrollo futuro, aparte del propio nitrógeno.


Abonado de mantenimiento
Una vez instalado el césped, se deben aportar continuamente los nutrientes que necesitará. Si bien antiguamente se solía abonar el césped muy a menudo con abonos ricos en nitrógeno muy soluble, hoy en día se deben utilizar abonos de liberación lenta tipo COMPO FLORANID®, que aseguran una nutrición ajustada a las necesidades del césped durante un largo período de tiempo (2 o 3 meses), sin riesgos de quemaduras. Actualmente ésta es la opción más utilizada en la mayoría de céspedes de toda Europa. 


¿Cómo actúa?
 
Floranid contiene una molécula orgánica de liberación lenta denominada ISODUR®, que libera el nitrógeno uniformemente durante 2 o 3 meses, en función de las exigencias y necesidades nutritivas del césped. De esta forma, se evitan los problemas de los abonos tradicionales, donde es difícil conseguir una nutrición equilibrada, dado que aportan el nitrógeno en formas muy solubles, que son rápidamente lavadas por el agua de la lluvia y del riego (con pérdidas de hasta un 90% del nitrógeno útil).


Ventajas
- Se evitan los problemas de carencias (amarilleamientos y debilidad del césped) o excesos de nitrógeno (quemaduras).
- Resulta más económico al reducirse drásticamente el número de abonados. Un abonado en forma de liberación lenta (para 2 o 3 meses) equivale apróximadamente a 4 o 5 abonados convencionales.
- Hace que las raíces sean más resistentes y desarrolladas, reforzadas por la constante presencia equilibrada de nutrientes que se van liberando de los gránulos.
- Reduce las pérdidas de nitrógeno por lavado, minimizando la contaminación de las aguas subterráneas (capas freáticas) a causa del exceso de nitratos, por lo que su acción resulta ecológica.
- Aumenta la resistencia a los ataques de plagas y enfermedades, al estar el césped nutrido de manera totalmente equilibrada.
Cómo y cuándo abonamos
El abonado se efectuará después de 1 o 2 días de haber realizado una siega (el césped debe estar corto y bajo).
El abono se esparcirá siempre en ausencia de viento.


Las épocas recomendadas para abonar el césped son aquellas en que el césped realiza sus crecimientos más importantes:
Primavera (ahijamiento y estolonización de las plántulas). La primavera es una fase de regeneración muy importante para el césped, es el periodo en el que las plantas tienen una mayor demanda de nutrientes. 


Otoño (reforzamiento de los sistemas radiculares), es el momento en el que se detiene el crecimiento de las hojas. La fertilización de finales de otoño es muy beneficiosa para los céspedes castigados por el invierno y potencia el crecimiento y regeneración radicular. El césped resiste mejor el invierno y tiene más reservas para la primavera.