viernes, 3 de febrero de 2012

¿Cómo instalar un césped nuevo?

LA INSTALACION DE UN CÉSPED NUEVO 
El éxito de la instalación de un césped nuevo exige la preparación de un lecho de siembra adecuado. 
 
· Limpio de todo tipo de vegetación espontánea.
· Con un buen nivel de fertilidad (aplicación de abonos y enmiendas en presiembra).
· Mullido en superficie y bien asentado en el nivel subsuperficial. Bien nivelado y sin piedras ni materiales extraños. Para ello se ha de seguir el orden de operaciones que se detalla a continuación: 
 
1. Regar para provocar la germinación de todo tipo de semillas de malas hierbas que pueda contener el terreno.
 
2. Tratar con un herbicida total no residual a base de Glifosato a una dosis de 10-12 litros/Ha. 
 
3. Cuando el producto haya hecho su efecto y toda la vegetación adventicia haya sido eliminada, dar un pase de rotovator o apero similar. 
 
4. Aplicación de abonos de fondo (FERTICÉSPED). 
 
En la mayor parte de los casos, el terreno de asiento sobre el que se realizará la siembra, presenta malas características físicas y químicas inadecuadas.  Por eso es necesario aplicar un abono de alta calidad (FERTICÉSPED), capaz de  suministrar al cultivo los nutrientes que necesita para cubrir las primeras fases de  desarrollo. Dosis: 60 grs/m2.

5. Dar el perfilado definitivo. El terreno deberá estar:
· Bien asentado. 
· Nivelado, sin concavidades donde se pueda acumular agua. 
 
6. Siembra superficial con una mezcla de semillas ZULUETA adecuada y a la dosis precisa. La siembra puede hacerse manualmente para superficies pequeñas, o con máquinas sembradoras. El mercado ofrece una amplia gama de máquinas especiales, desde las más pequeñas y ligeras, pasando por máquinas de precisión para greens y campos de deporte, hasta la maquinaria para grandes superficies. 
 
7. Rastrillado superficial o pase de rodillo ligero (la semilla no debe enterrarse más de 5-10 mms.), en caso de que se haya hecho una siembra manual o con máquina centrífuga ligera. Las máquinas especializadas colocan la semilla en el terreno, a la profundidad adecuada.

8. Riego. Mantener permanentemente húmedos los cros. de suelo más superficiales, pero evitando los encharcamientos. Regar a dosis bajas, 2 ó 3 veces al día si es necesario.
 
9. Tratamientos fungicidas preventivos. Cuando la siembra se realiza en épocas poco favorables (final de la primaveraverano) es necesario proteger las plántulas durante todo el proceso de siembranascencia. Por ello, es conveniente hacer un tratamiento preventivo cuando están las plantas en estado de 2-3 hojas. Repetir el tratamiento al cabo de 10-12 días.  Aplicación de Glifosato. Muerte de la vegetación existente. Rastrillado muy superficial o pase de rulo.


Más videos tutoriales de jardinitis en nuestro canal de Youtube.

FUENTE: Zulueta Coorporación.