miércoles, 15 de octubre de 2014

Juegos de jardín

Si hay niños en casa, seguro que son los que más frecuentan los espacios exteriores. Planificar bien los usos que queremos fomentar en el jardín conseguirá tener entretenidos a los más pequeños al tiempo que nos aseguramos que llevan a cabo actividades lúdicas sanas y diversas.

Un trampolín, una torre de juegos de madera, un columpio, un arenero, un futbolín de exterior, una tirolina o una casita de juegos son algunos de los elementos que podemos instalar en un jardín. Además de potenciar el juego simbólico, contribuirán a desarrollar sus relaciones sociales y su psicomotricidad.

Una casita infantil de madera pintada de colores llamativos o una torre de juegos consiguen también un efecto desde el punto de vista estético, ya que son elementos que singularizan un jardín, dan personalidad al diseño y se convierten en focos de atención que dirigen la mirada del visitante.

Instalar una casita de juegos es sencillo y hay modelos para todos los gustos y precios. Además de todas estas ventajas, cuando los niños crezcan, podemos reconvertir la casita de madera en un cobertizo para guardar las herramientas.